Publicidad

Las Palmas de Gran Canaria/Almería, 16 mar (EFE).- Las Palmas y Almería disputarán este domingo un partido marcado de forma inexorable por el regreso a Gran Canaria de Jonathan Viera, uno de los grandes iconos del conjunto amarillo, al que se ha añadido esta semana el de Pepe Mel, también con reciente pasado isleño, quien se estrenará en el banquillo rojiblanco.

Desde que el talentoso futbolista grancanario abandonó la isla por su desencuentro personal con el entrenador, García Pimienta, y se incorporó al Almería, la fecha de este partido estaba marcada con rotulador fluorescente por todo el entorno, tanto del propio jugador como de la afición isleña.

Su traumática salida del club de su vida, donde pensaba colgar las botas, continúa siendo un misterio que las partes implicadas no terminan de aclarar, al menos la que corresponde al técnico catalán, quien siempre ha rehuido dar explicaciones públicas.

Por todo ello, el foco del partido no estará solo en lo que ocurra dentro del rectángulo del juego, sino fuera del mismo, con el posible reencuentro físico entre los dos protagonistas de este controvertido episodio.

Lo cierto es que Jonathan Viera afrontará el partido que nunca quiso ni imaginó jugar, y que lo hará además en una situación límite para su nuevo club, virtualmente descendido a Segunda después de no haber ganado un solo encuentro en veintiocho jornadas.

Pepe Mel, quien también vivirá una tarde cargada de sentimientos y emociones, ha llegado esta semana para intentar obrar un milagro llamado permanencia ante un rival al que conoce muy bien.

El equipo amarillo tendrá la importante baja del defensa central Saúl Coco, sancionado por acumulación de tarjetas. Su puesto en el eje de la zaga podría ser ocupado por Álex Suárez, dejando el puesto de lateral derecho libre para que se lo disputen Julián Araujo y Marvin Park.

Las Palmas, con la permanencia virtualmente lograda, no gana desde hace más de un mes -por 2-0 al Valencia, el pasado 10 de febrero-, lo que ha desinflado su sueño de alcanzar la sexta plaza europea.

Desde esa fecha, el equipo amarillo ha encajado once goles en cuatro partidos, el mismo número de tantos que había recibido en las catorce jornadas anteriores, precisamente desde que ganó en Almería por 1-2, en la primera vuelta.

Para volver a vencer al conjunto indálico, Las Palmas deberá recuperar primero esa solvencia defensiva perdida ante un rival obligado a asumir muchos riesgos, pues solo le vale ganar para mantener un fino hilo de esperanza para salvarse.

La UD Almería viaja con la intención de comenzar una Liga de diez partidos, tal y como aseguró el viernes en su presentación su nuevo entrenador, Pepe Mel, quien ocupa el puesto del destituido Gaizka Garitano y que se inaugura en el banquillo ante un rival al que dirigió cuatro temporadas.

Tras el paso como entrenador de Garitano y antes de Vicente Moreno, el Almería es colista descolgado y no sabe lo que es ganar, por lo que urge un triunfo más allá de que las matemáticas aún le guarden opciones de una salvación que sería, en todo caso, milagrosa.

Mel advirtió de que no habría variaciones significativas en el estilo con el que se presente el domingo en el Estadio de Gran Canaria, aunque sí que tendrá que variar porque son dos bajas seguras en el centro del campo que pueden modificar un tanto la actitud del equipo.

El madrileño no puede contar ni con Édgar González ni con Dion Lopy. Ambos vieron la quinta amarilla el pasado lunes, en el partido como local frente al Sevilla (2-2).

Habrá que ver si las sesiones de entrenamiento que el equipo ha realizado desde la llegada de un técnico con mucha unión con la UD Las Palmas dan para pelear por un triunfo que, válido o no para esa casi imposible salvación, sí que tiene la posibilidad de liberar al equipo.

El ‘once’ tendrá esas dos citadas bajas, además de la del delantero colombiano Luis Suárez y la del maliense Ibrahima Koné, que no ha entrado en la convocatoria pese a que lleva un par de semanas de trabajos con el grupo tras una larga inactividad.

Así, en el centro del campo estará Lucas Robertone e Iddrisu Baba, pero que también puede tener otra presencia nueva en el lateral izquierdo, tras la recuperación del mozambiqueño Bruno Langa que, por su expulsión en Balaídos, cumplió sanción de un partido frente al Sevilla y entraría en lugar de Álex Centelles.

Arribas y Ramazani podrían tener opciones para entrar de inicio, bien por Luka Romero o bien por Adrián Embarba, aunque éste cuajó su mejor partido de la temporada el pasado lunes.

– Alineaciones probables:

Las Palmas: Álvaro Valles; Julián Araujo, Álex Suárez, Mika Mármol, Sergi Cardona; Javi Muñoz, Perrone, Kirian; Munir, Sandro y Moleiro.

Almería: Luis Maximiano; Pubill, César Montes, Radovanovic, Bruno Langa; Baba, Robertone; Arribas, Jonathan Viera, Embarba; y Romero.

Árbitro: Víctor García Verdura (Comité Catalán).

Estadio: Gran Canaria.

Hora: 16.15.

————–

Puestos: Las Palmas (9º, 37 puntos); Almería (20º, 10 puntos).

La clave: El Almería, al que solo le sirve el triunfo, deberá asumir riesgos e intentará aprovechar el mal momento defensivo de Las Palmas, con once goles encajados en los cuatro últimos partidos.

El dato: La última victoria del Almería en Gran Canaria fue en septiembre de 2019, por un contundente 0-3, y el entrenador de la UD Las Palmas era Pepe Mel.

Las frases:

García Pimienta, entrenador de la UD Las Palmas: “Si me cruzo con Jonathan Viera, lo saludaré como hago siempre con cualquier otro rival”.

Jonathan Viera, jugador de la UD Almería: “Igual me equivoco de vestuario o le doy la pelota a uno con camiseta amarilla”.

El entorno: Uno de los grandes atractivos del partido estará antes de que el árbitro pite su inicio, y será el recibimiento que le dará la afición de la UD Las Palmas a Jonathan Viera tras su despedida mediante una rueda de prensa el pasado mes de diciembre.

Publicidad