Nueva York, 13 oct (EFE).- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este miércoles con una bajada de 0,3 % y se situó en 80,44 dólares, afectado por el empeoramiento de las previsiones económicas del FMI y a la espera de los datos de las reservas.

Según datos al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en noviembre restaron 0,20 dólares con respecto al cierre anterior.

El petróleo de referencia en EE.UU. atravesó otra jornada bajista, aunque al final se moderó y recuperó el nivel de los 80 dólares, después de que ayer el Fondo Monetario Internacional recortara sus previsiones económicas para EE.UU. y otras grandes economías.

Los inversores están pendientes de los datos de las reservas de crudo en EE.UU., que llegarán mañana con un día de retraso debido al festivo de Columbus Day del lunes, y en los que se espera un nuevo aumento semanal, que sería el tercero consecutivo.

Además, la OPEP, que mantiene limitada su oferta de petróleo en medio de la escalada de los precios de la energía, corrigió hoy levemente al alza la cantidad de crudo que cree que el mundo requerirá en 2021 y 2022 de sus 13 países miembros.

“El hecho sigue siendo que el mercado petrolero es muy deficitario y hasta que se confirme una ralentización de la demanda de crudo, los operadores comprarán (contratos futuros) en cada bajada”, opinó el analista Ed Moya, de la firma Oanda.

Por otra parte, los inversores también reaccionaron a unas palabras del presidente ruso, Vladimir Putin, por las que responsabilizaba a Europa de la crisis del gas natural pero le tendía la mano, y en las que consideró “posible” que el precio del barril de petróleo alcance los 100 dólares.

Los contratos de gas natural para entrega en noviembre sumaron casi 9 centavos hasta 5,59 dólares por cada mil pies cúbicos, mientras que los contratos de gasolina con vencimiento en noviembre subieron dos centavos y se quedaron en 2,41 dólares el galón.