Publicidad

San José, 31 may (EFE).- El presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, firmó este martes una reforma a una ley contra el crimen organizado que, entre otras cosas, duplica el plazo de la prisión preventiva aplicable a estos delitos.

La principal reforma indica que se podrá dictar prisión preventiva por hasta 24 meses a los sospechosos de delitos de crimen organizado, pues el plazo anterior era de 12 meses.

La Fiscalía General estaba urgiendo esta reforma pues existía el riesgo de que al menos 10 líderes de bandas narcotraficantes salieran de prisión al cumplir próximamente un año en prisión preventiva.

“Hay que atrapar, juzgar y encarcelar a los cabecillas y esta ley nos va a ayudar mucho. Queremos que los cabecillas no utilicen a los jóvenes para estas actividades criminales tan horrendas. El crimen organizado se ha metido en la institucionalidad y lo vamos a combatir”, expresó el presidente Chaves tras firmar la ley que fue aprobada por el Congreso el lunes.

Chaves reconoció que “por muchos años hemos visto a la delincuencia y a la violencia aumentar en nuestro país” y lamentó que en muchos casos de asesinatos relacionados a bandas criminales, las víctimas son personas jóvenes.

“Estos delitos dañan el bien común de los costarricenses y carcomen las bases de nuestra institucionalidad, del Estado de derecho y de nuestra democracia. Esto hay que arrancarlo de raíz y ya”, manifestó Chaves.

La ley también introduce una serie de cambios a nivel administrativo para fortalecer los juzgados especializados de crimen organizado y promover la idoneidad de los encargados.

En el acto oficial de firma de la ley también estuvieron presentes el presidente del Congreso, Rodrigo Arias, y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Orlando Aguirre.

Costa Rica cerró 2022 con un total de 656 homicidios, la cifra más alta de su historia y con una tasa de 12,6 por cada 100.000 habitantes. Ello representó un incremento del 11 % con respecto a la cantidad de homicidios de 2021.

En 2023 la tendencia se mantiene al alza con un incremento cercano al 40 % en los primeros 4 meses del año.

Más del 60 % de los homicidios se atribuyen al narcotráfico y al crimen organizado.

En los últimos años en Costa Rica se han venido incrementando los decomisos de drogas como la cocaína y las autoridades han desarticulado organizaciones narcotraficantes locales que tenían lazos con grupos criminales de Colombia y México.

Las autoridades costarricenses también han determinado que algunas organizaciones reciben los cargamentos de droga, los almacenan y luego los envían a Europa escondidos en contenedores que transportan productos lícitos de exportación.

Durante 2022, la Policía de Control de Drogas halló al menos 8 contenedores con un total de 9,5 toneladas de cocaína; en 2021 fueron 19 contenedores y una carga de 16,1 toneladas de cocaína, y para 2020 la carga fue de 17, 1 toneladas en 17 contenedores.

Publicidad