Publicidad

Río de Janeiro, 4 ene (EFE).- El presidente de la petrolera estatal brasileña, Caio Paes de Andrade, renunció este miércoles oficialmente al cargo, que será ocupado por el senador Jean Paul Prates, indicado por el nuevo mandatario del país, Luiz Inácio Lula da Silva.

En un hecho relevante al mercado, el Consejo Administrativo de la empresa aceptó este miércoles la renuncia por unanimidad y aprobó el “cierre anticipado” de la gestión de Paes de Andrade y nombró como presidente interino al ingeniero Joao Henrique Rittershaussen.

El presidente interino, que tiene 35 años dentro de la empresa, ejercerá el cargo “hasta la toma de posesión” del nuevo titular de la compañía.

Paes de Andrade, según el comunicado de este miércoles, renunció también al cargo dentro del Consejo de Administración.

La noche del martes, en uno de los primeros actos con el nuevo Gobierno, el Ministerio de Minas y Energía envió un oficio a la petrolera oficializando la indicación de Prates como nuevo presidente de la mayor empresa del país.

“La indicación, después de que se haga efectiva, será sometida al proceso de gobernanza interna aplicada a la política de nombramiento de miembros de alta administración para el análisis de los requisitos legales”, explicó Petrobras en un comunicado divulgado el martes.

Crítico de la actual política de distribución de dividendos de la empresa, Prates tendrá como retos recuperar el carácter estratégico de la estatal y disminuir la dependencia de los precios internos de los combustibles en Brasil de los del mercado exterior.

Prates, cuyo nombre había sido propuesto por Lula desde el pasado 30 de diciembre, es un abogado, economista y especialista en el sector energético y, según el jefe de Estado, es también el mejor indicado “para conducir la empresa hacia un gran futuro”.

Tras la designación, el que será el nuevo presidente de Petrobras aseguró en las redes sociales que la estatal necesita “reconciliar” su carácter de empresa de economía mixta y su estructuración en la economía brasileña.

Controlada por el Estado y con acciones negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid, Petrobras es considerada ‘la joya de la corona’ en Brasil.

Publicidad