Publicidad

Argel, 2 nov (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, pidió apoyo este miércoles a los países árabes, reunidos en la XXXI Cumbre Árabe celebrada en la capital argelina, para formar un comité internacional con el fin de exponer las prácticas de la ocupación israelí y aspirar a una membresía plena para Palestina en la ONU, miembro observador hasta ahora.

“Esperamos su apoyo al emitir una decisión para formar un comité árabe que exponga las violaciones de la entidad sionista. Queremos su apoyo para obtener la membresía total en las Naciones Unidas y realizar una conferencia internacional sobre paz y protección internacional para nuestro pueblo”, declaró Abás en la segunda jornada de trabajo de este encuentro.

El responsable destacó la importancia de brindar apoyo financiero a la causa, tal y como decidió el consejo económico y social de la Liga, y lamentó que la situación de su país se encuentre estancada: “Ante el silencio internacional, la entidad sionista sigue practicando violaciones contra nuestro pueblo indefenso y nuestras tierras usurpadas”.

El conflicto israelí-palestino ocupa un lugar central en la agenda de los 22 participantes de este evento anual, que Argel ha acogido por cuarta vez en su historia (1973, 1988 y 2005) y que se considera firme defensor de la causa palestina.

Bajo los auspicios de su presidente, Abdelmadjid Tebboune, las facciones palestinas firmaron a mediados de octubre un acuerdo de reconciliación- que puso fin a quince años de división- con el objetivo de convocar elecciones en el plazo de un año y el reconocimiento de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) como único representante legítimo del pueblo palestino.

Tras la última cumbre celebrada en Túnez en marzo de 2019, cuatro de los miembros de la Liga Árabe -Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos y Sudán- han formalizado sus relaciones diplomáticas con Israel.

La cumbre de esta edición se centra en la unidad de los Estados árabes y ha contado con la presencia del presidente egipcio Abdelfatáh al Sisi y el emir de Catar Tamim bin Hamad al Thani, aunque se han producido dos grandes ausencias: el príncipe heredero saudí Mohamad bin Salman y el rey Mohamed VI de Marruecos.

Publicidad