Publicidad

Lima, 01 Oct (EFE).- El primer ministro de Perú, Aníbal Torres, aseguró este viernes en una convención minera que las inversiones de proyectos mineros “están seguras” en el país andino, y que el Ejecutivo promueve la exploración de este sector.

“Que los inversionistas nacionales y extranjeros tengan la plena seguridad de que sus inversiones en el Perú están seguras, confíen en el Perú y en el Gobierno que les garantiza sus inversiones en este país”, dijo Torres en la ciudad peruana de Arequipa, donde esta semana se desarrolla Perumin-35.

Señaló que en Perú se practica una economía social de mercado y remarcó que desde el Estado se hará más para simplificar a nivel administrativo las actividades de exploración con “mayor prontitud y facilidad”.

Pero, añadió que estas actividades económicas deben respetar “los derechos de los trabajadores, el medioambiente y que se paguen los impuestos”.

“El Gobierno va a promover la exploración minera. Sin proyectos de exploración no hay minería en el futuro. Sin embargo, la riqueza que genere la minería debe visualizarse en mejores oportunidades para sus zonas de influencia y el Perú”, declaró Torres en su intervención.

También dijo que los impuestos generados por la actividad minera no pertenecen a quien produce la renta, sino al Estado, “o sea a todos los peruanos”, ya que según sus palabras, con estas recaudaciones “se van a satisfacer las necesidades de los más vulnerables”.

Torres recordó que el crecimiento económico del país se ha apoyado históricamente y de manera esencial en la actividad minera, e indicó que en los últimos diez años el sector minero aportó aproximadamente el 10 % del PBI y casi el 60 % de las exportaciones.

Por otra parte, se refirió a los conflictos sociales que empañan las actividades mineras en diversos puntos del país, y que según el primer ministro, han costado alrededor de 2,3 % puntos de crecimiento del sector minero, más de 20.080 millones de soles (unos 5.000 millones de dólares)”.

Para solucionar esta situación llamó a buscar “nuevos acuerdos sociales y reglas de juego claras a través de un diálogo permanente”, para poder recuperar “esa legitimidad social y generar mejores condiciones para el desarrollo de las inversiones mineras”.

Publicidad