Por Holly McKenzie-Sutter

TORONTO, 30 JUNIO.- Ontario está avanzando hacia el siguiente paso de su plan de reapertura el miércoles y el principal médico de la provincia dice que preferiría esperar 21 días completos antes de revertir aún más las restricciones.

“Es muy importante mantener el ciclo de dos a tres semanas para que hagamos la apertura de Ontario de manera escalonada, siempre avanzando y sin tener que dar un paso atrás”, dijo el martes el Dr. Kieran Moore.

Moore hizo los comentarios en su primera sesión informativa sobre la pandemia desde que asumió oficialmente el cargo de director médico de salud de Ontario.

Ontario superó los objetivos de vacunación COVID-19 para ingresar al segundo paso de su plan de reapertura, que permitirá que se reanuden más actividades al aire libre y más servicios en interiores como cortes de cabello el miércoles.

Más del 77 por ciento de las personas tenían al menos una dosis de vacuna hasta el martes por la mañana y el 37 por ciento estaba completamente vacunada.

La provincia estableció 21 días entre cada paso de su reapertura económica para observar las tendencias de salud pública y permitir que las vacunas surtan pleno efecto. Subió el segundo paso del plan unos días en función de las tasas de vacunación y otras tendencias positivas de COVID-19.

Ontario también ha superado la meta establecida para ingresar al tercer paso del plan de reapertura, que ampliaría aún más la capacidad para reuniones en interiores.

Pero Moore, al igual que su predecesor, el Dr. David Williams, sostuvo el martes que la vacunación no es la única métrica. Aconsejó proceder con precaución con la propagación de la variante Delta, que es más infecciosa.

Las personas con una dosis de vacuna están menos protegidas contra esa variante y ha contribuido a los picos de infección local en Gray Bruce y la región de Waterloo.

Moore dijo que está observando el impacto de la variante a nivel local e internacional y que la reapertura debe hacerse con cautela para evitar perder el progreso logrado en la lucha contra el virus hasta ahora.

“Es un adversario difícil. Es agresivo, quiere extenderse rápidamente”, dijo sobre la variante.

“Necesitamos ser prudentes y necesitamos esos 21 días para poder entender el impacto de la apertura en nuestras comunidades”.

Waterloo no reabrirá con el resto de la provincia el miércoles, ya que gestiona el aumento de infecciones. Moore dijo que se desaconseja viajar desde Waterloo a otras áreas con reglas de salud pública más flexibles.

Ontario reportó 299 casos de COVID-19 y 25 muertes por el virus el martes, aunque las cifras incluyen casos históricos que recién se están contando.

Una portavoz del ministro de Salud dice que el martes se contabilizaron 90 casos del año pasado debido a una revisión de datos por parte de Salud Pública de Toronto.

También se cuentan diecinueve muertes de meses anteriores.

Este informe de The Canadian Press se publicó por primera vez el 30 de junio de 2021.