Jartum, 3 ene (EFE).- El principal partido opositor sudanés afirmó este lunes que la dimisión presentada anoche por el primer ministro, Abdalá Hamdok, “complicará” aún más la situación en el país africano y llamó a un diálogo entre todas las partes para establecer una hoja de ruta para salir de la crisis actual.

Al Wazig al Berir, secretario general del partido Al Umma, el principal de la oposición e integrante de la alianza Fuerzas de Libertad y Cambio, dijo a Efe que habrá “repercusiones políticas y constitucionales que van a cambiar la situación política del país”.

Al Berir acusó al poder militar liderado por Abdelfatah al Burhan, presidente del Consejo Soberano y hombre fuerte del país, de “imponer su influencia en las decisiones del pueblo sudanés”, algo que ha llevado al país “a la situación actual”.

Indicó que la “única salida disponible es un diálogo serio y real de todas las partes para establecer una hoja de ruta y llegar a un consenso político”.

Asimismo, dejó claro su rechazo a que los militares designen un sustituto de Hamdok para formar el nuevo Gobierno.

Hamdok anunció anoche su renuncia durante un discurso televisado y a los 42 días de haber alcanzado un acuerdo con los militares para volver a ocupar el puesto del que había sido expulsado en el golpe de Estado del 25 de octubre.

Esto fue considerado por la mayoría de las fuerzas civiles del país como una traición del primer ministro al componente civil de la transición hacia la democracia que estas pactaron con los militares hace dos años y medio.

En el discurso, el político sudanés afirmó que “el país atraviesa un peligroso punto de inflexión que puede amenazar toda su supervivencia”, lo que achacó a los desacuerdos y los conflictos entre los distintos componentes de la transición, iniciada tras el derrocamiento del dictador Omar al Bashir, en abril de 2019 tras tres décadas ostentando el poder en Sudán.

La dimisión de Hamdok se produjo horas después de una nueva jornada de manifestaciones contra la asonada y contra su posterior pacto con Al Burhan, en la que murieron al menos tres manifestantes, según el opositor Comité de Médicos, con lo que ascendieron a 57 los fallecidos en las protestas desde el golpe. EFE

az-sr-ijm/ppa / mj

Publicidad