Publicidad

Ciudad de México, 2 abr (EFE).- El Senado mexicano aprobó este martes el ingreso al territorio nacional de 11 agentes del Ejército de Estados Unidos con armamento y municiones para capacitar a las fuerzas armadas de México.

Con 79 votos a favor, 10 en contra y una abstención, los legisladores avalaron el dictamen que permite la entrada al país del personal militar estadounidense, a petición del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Según el permiso, los soldados permanecerán en México por alrededor de dos meses, del 8 de abril al 27 de mayo, con el fin de capacitar a las tropas mexicanas en las instalaciones del Centro Nacional de Adiestramiento de Santa Gertrudis, en el estado norteño de Chihuahua.

Según señaló la Cámara Alta en un comunicado, la actividad de adiestramiento denominada “Entrenamiento de Ejercicios Combinados Conjunto” busca “mejorar la capacidad de planificación y ejecución de operaciones especiales, habilidades necesarias para el correcto desempeño del Ejército mexicano en sus labores”.

Además, indicó que “la delegación del Ejército de Estados Unidos ingresará con armamento, municiones, material y equipo especializado propio para el desempeño de la actividad”.

Al respecto, el senador Emilio Álvarez Icaza Longoria, quien votó en contra, criticó que los elementos ingresen al país portando armamento, lo cual está prohibido en la Constitución.

“¿No les parece esto una cesión de soberanía?”, cuestionó el legislador del Grupo Plural del Senado.

Por su parte, el senador Damián Zepeda, del Partido Acción Nacional (PAN), quien se posicionó a favor del dictamen, consideró “un exceso” el no permitir la cooperación internacional para que los elementos puedan compartir mejores prácticas.

“No veo cómo se pueda poner en riesgo la soberanía nacional porque 11 elementos especializados de un Ejército extranjero vengan a dar cursos de capacitación al Ejército mexicano”, declaró.

Mientras que la senadora Laura Iraís Ballesteros Mancilla, de Movimiento Ciudadano (MC), quien se mostró en contra de la autorización, indicó que la participación de militares en la administración pública en México ha experimentado un aumento desde 2007, y sugirió que la capacitación debería enfocarse en la formación de policías en temas de seguridad pública.

El dictamen fue aprobado un día antes en la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara Alta, presidida por el senador Félix Salgado Macedonio, quien señaló que además de formar y capacitar a las fuerzas armadas mexicanas, este ejercicio permitirá “fortalecer la relación bilateral” con EE. UU.

En diciembre pasado, la Cámara Alta también autorizó el arribo del mismo número de elementos estadounidenses que permanecieron en el país por dos meses, de enero a marzo, para realizar actividades similares de adiestramiento militar en el Estado de México, en el centro del país.

Publicidad