Publicidad

Nueva Delhi, 2 abr (EFE).- A medida que la crisis de agua se intensifica en la ciudad sureña de Bangalore, conocida como el ‘Silicon Valley’ de la India, las autoridades locales impusieron este martes nuevas medidas para limitar su uso que afectan a los mayores consumidores.

La Junta de Abastecimiento de Agua y Alcantarillado de Bangalore (BWSSB, en inglés) ordenó reducir un 10 % el suministro de aquellos que utilicen más de cuatro millones de litros de agua al mes, señaló a EFE un portavoz de la autoridad local, Sudhir S.

La medida entrará en vigor el próximo 10 de abril, coincidiendo con el mayor consumo de agua asociado al aumento de las temperaturas, y afectará a grandes consumidores como hoteles, hospitales e industrias.

“Excepto para cocinar, pueden utilizar el agua tratada para otros fines. Cada persona necesita 100 litros al día, en función de eso hemos calculado el suministro para cada uno”, dijo Sudhir, mientras la ciudad sureña sufre una de las peores crisis hídricas de los últimos 30 o 40 años.

Por otra parte, a partir de este martes las empresas de construcción podrán retomar su actividad con el agua reciclada suministrada por la agencia gubernamental.

Esta idea busca reducir la dependencia de los pozos y utilizar los cerca de 6.2 millones de litros de agua reservados, según informó el presidente de la BWSSB, Ram Prasath Manohar, el pasado domingo según declaraciones recogidas por el medio Times of India.

Esta aguda escasez, de entre 150 y 200 millones de litros diarios, es consecuencia de las débiles lluvias monzónicas del suroeste que no lograron reponer las aguas subterráneas agotadas y los embalses de la cuenca del río Cauvery, principal cuerpo de agua de la región.

Publicidad