Publicidad

Nueva Delhi, 25 mar (EFE).- Las autoridades de la ciudad de Bangalore, conocido como el ‘Sillicon Valley’ de la India, han comenzado a multar a familias por malgastar agua mientras el estado, Karnataka, atraviesa su peor sequía en décadas.

“Los infractores que han desperdiciado agua potable han sido multados”, dijo este lunes a EFE el presidente de la Junta de Abastecimiento de Agua y Alcantarillado de Bangalore (BWSSB), Ram Prasath.

Al menos 22 familias han sido multadas en los últimos tres días, lo que ha supuesto una recaudación de más de 1.000 dólares por utilizar el agua potable para actividades no esenciales, según recogió el periódico Times of India.

Por cada infracción, entre las que se incluye el empleo de agua potable para lavar el coche o para la construcción, las autoridades imponen a las familia una multa de 5.000 rupias (unos 60 dólares), lo que ha llevado a muchos a luchar por cada gota.

“La junta no permitirá que las personas utilicen agua potable para ningún otro propósito que no sea el de su finalidad, que es únicamente beber”, insistió el presidente de BWSSB.

El sur de la India atraviesa la peor sequía en décadas, como consecuencia de las débiles lluvias monzónicas que experimentó el país el año pasado y que no lograron reponer las reservas ni los embalses de la cuenca del río Cauvery, el principal proveedor de agua de la región.

Los reservas totales del agua se sitúan apenas en un 23 %, una fuerte caída con respecto al año pasado, cuando los niveles alcanzaban un 40 % de su capacidad por esta misma época, de acuerdo con los datos del último boletín de la Comisión Central de Agua (CWC, en inglés).

Esta grave crisis ha comprometido las celebraciones de Holi, uno de los festivales hindúes más populares del país asiático que da la bienvenida a la primavera con gente dispuesta a rociar con polvos de colores y agua a cualquiera que se cruce en su camino.

La Junta de Abastecimiento de Agua y Alcantarillado de Bangalore (BWSSB, en inglés) prohibió el pasado miércoles el uso de agua del Cauvery o de pozos para las celebraciones de Holi, en un intento por confinar al máximo sus reservas.

Publicidad