Nueva Delhi, 29 sep (EFE).- Ritwick Dutta y Rahul Choudhary llevan más de quince años recurriendo a la ley para la protección del medio ambiente y de las comunidades afectadas por su destrucción en la India, una labor que fue reconocida este miércoles con el llamado Nobel Alternativo.
La organización fundada por estos dos abogados, la Iniciativa legal por los bosques y el ambiente (LIFE, en inglés), ha sido una de las galardonadas hoy por la fundación sueca Right Livelihood, que también premió a activistas de Rusia, Camerún y Canadá.
Y es que este país de 1.350 millones de habitantes tiene multitud de frentes abiertos, desde masivos proyectos mineros que destruyen el medio ambiente y afectan a comunidades tribales con escaso acceso a la justicia, hasta contar con algunas de las ciudades y ríos más contaminados del planeta.
Dutta afirmó a Efe desde sus oficinas en el sur de Nueva Delhi que “ha habido pocos cambios” respecto a la relativa falta de protección del medio ambiente en la India, pese a la toma de posición de las autoridades indias contra el cambio climático.
PREGUNTA: ¿Qué significa para usted y su organización recibir este premio?
RESPUESTA: Se trata de un gran reconocimiento y se trata de nuestro primer premio internacional como organización, así que nos sentimos muy contentos y honrados porque como institución nunca hemos dado publicidad a nuestro trabajo (…) Este premio no es para LIFE como una institución, sino para las luchas y movimientos de todo el país que hemos representado tanto en términos científicos como legales.
P: La concienciación de las autoridades indias con respecto al medio ambiente y al cambio climático ha ido en aumento en los últimos años, al menos en los discursos oficiales. ¿Se ha traducido esto en un cambio sobre el terreno?
R: Hay una enorme brecha entre los compromisos y las declaraciones públicas del Gobierno y lo que está pasando sobre el terreno. A pesar de que hay una gran preocupación por el cambio climático, personalmente y como una organización hemos visto que no ha habido un cambio en el proceso de toma de decisiones. No se tiene en cuenta las amenazas a las que vamos a tener que hacer frente, como la subida de las aguas o el deshielo de los glaciares.
P: La India ha apostado por las renovables, y espera producir 450 gigavatios de energía por medio de fuentes renovables antes de 2030, por ejemplo. ¿Considera que son pasos positivos?
R: Aunque la India está promoviendo con fuerza las energías renovables, la razón sobre todo es que producen mejores rendimientos frente al carbón, no es por la causa medioambiental y no ha habido un cambio en la mentalidad (…) Por ejemplo, estamos construyendo una enorme cantidad de infraestructuras en zonas costeras que según numerosos estudios se van a encontrar sumergidas en los próximos 30 años.
P: Su principal modo de defender el medio ambiente es en los tribunales. ¿Cuenta la India con un marco legal adecuado?
R: Desde mi punto de vista, siempre hay margen para reformas y hay muchas cosas que se podrían cambiar. Pero creo que si llegáramos a utilizar a la mitad de su potencial las instituciones que ya están ahí, ya sea la Ley de Biodiversidad o el Tribunal Nacional Verde (NGT, en inglés), podríamos resolver un gran número de problemas (…) El marco legal existente necesita de una mayor participación pública y ciudadana.
P: Lleva dos décadas de práctica legal exclusivamente dedicado al medioambiente y en contacto con comunidades locales, ¿cuál es su filosofía y la de la organización que dirige junto con Choudhary?
R: No creemos que los problemas medioambientales deban pasar a la siguiente generación (…) y tenemos que cambiar el discurso de que los litigios sobre el medioambiente son un ejercicio académico que no nos afectan. Lo que hemos intentado es cambiar la narrativa.
P: ¿Cuál es su victoria más significativa en quince años de activismo?
R: Creo que la victoria está en el progreso, hemos visto que muchos ciudadanos están más al tanto de su papel cuando se trata de grandes proyectos (mineros). La calidad de las apelaciones ha mejorado, están dispuestos a hacer un análisis científico y pueden analizar críticamente las afirmaciones de quienes impulsan los proyectos (…) Hemos buscado no solo detener proyectos destructivos o contaminantes, sino sobre todo capacitar a los ciudadanos y crear instituciones.

Ritwick Dutta y Rahul Choudhary, fundadores de la Iniciativa legal por los bosques y el ambiente, con su equipo en su oficina de Nueva Delhi,tras conocer que han sido galardonados con el llamado Nobel Alternativo. EFE/EPA/RAJAT GUPTA