La Paz, 8 nov (EFE).- Los enfrentamientos entre los bloqueadores y la Policía y grupos que intentaban disipar las protestas marcaron la primera jornada del paro en Bolivia que terminó con más de un centenar de detenidos y varios heridos, jornada que coincidió con el primer año de Gobierno de Luis Arce.

Una mujer opositora al gobierno del presidente de Bolivia, Luis Arce, protesta durante la primera jornada de paro indefinido hoy, en Cochabamba (Bolivia). EFE/ Jorge Abrego

La primera jornada de paro indefinido en Bolivia se sintió especialmente en siete de las nueve regiones del país donde la población realizó varios puntos de bloqueo que impedían el paso vehicular.

Ciudadanos afines al gobierno de Luis Arce se enfrentan con opositores durante la primera jornada de paro indefinido hoy, en Cochabamba (Bolivia). EFE/ Jorge Abrego

En las regiones de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Tarija, Potosí, Oruro y Beni se sintieron más los bloqueos y las protestas que realizaron las personas en rechazo de la ley 1386 de Estrategia Nacional Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.

En la oriental Santa Cruz, motor económico del país, se sintió con fuerza el paro indefinido que tuvo las calles cortadas con bloqueos en los que también se registraron algunos enfrentamientos con personas afines al oficialista Movimiento al Socialismo que intentaban desbloquear.

Los manifestantes denunciaron que personas encapuchadas salían en camionetas a lanzar petardos para desbloquear las vías y luego se iban.

La Policía Boliviana salió desde temprano a desbloquear las calles y en algunos puntos utilizó gases lacrimógenos, según señalan los medios locales.

El Comité Cívico Pro Santa Cruz manifestó que solo en esa región hay unos 90 detenidos y confirmó que esa zona irá a un segundo día de paro.

En tanto en Cochabamba, uno de los puntos más fuertes del bloqueo fue la zona de Suticollo donde impedían el paso de personas del transporte pesado al usar promontorios de tierra y piedras para cerrar las vías.

“La Policía no hace nada cuando los masistas bloquean, pero cuando el verdadero pueblo está en las calles de manera brutal han agarrado y nos han gaseado”, comentó a Efe uno de los bloqueadores.

En Cochabamba se registraron al menos 20 detenciones en distintos puntos en medio de represiones de la Policía.

En Tarija, en el sur de Bolivia, también se registraron amagues de enfrentamientos con grupos de choque que querían desbloquear.

Beni acató el paro con la convicción de que el Gobierno debe derogar la llamada “ley madre”, además, confirmaron que mantienen la medida solo por 48 horas, pues es una de las regiones más pobres.

En La Paz y Oruro también se reportaron algunos incidentes y la medida fue acatada de manera parcial.

“Es un paro sin argumentos”, dijo la viceministra de Comunicación de Bolivia, Gabriela Alcón, y añadió que todos los “temas están siendo atendidos” por el Gobierno.

Por su parte, el viceministro de Régimen Interior de Bolivia, Nelson Cox, indicó que en esta primera jornada hay 125 detenidos en todo el país y que en las próximas horas se sabrá cuántos en calidad de arrestados y otros aprehendidos.

Según el viceministro, varios detenidos tenían en su poder armas punzocortantes y gases lacrimógenos.

“Lamentamos que hubo puntos de bloqueo con actitudes beligerantes, hay un nivel de violencia en personas que han estado en puntos de bloqueo”, sostuvo Cox.

A juicio de Cox, esta jornada fue “absolutamente regular” excepto en Santa Cruz y que la Policía garantizó la “libre transitabilidad”.

Este paro se dio el día en el que el presidente cumplió un año de Gobierno, por el que dio un informe en el Parlamento boliviano en medio de abucheos, aplausos y silbidos.

Publicidad