San Salvador, 01 JULIO (EFE).- Un tribunal de Paz de El Salvador decretó este miércoles prisión preventiva e instrucción para Joel Valle Leiva, esposo de Flor María García, cuyo cuerpo fue encontrado el martes tras más de cien días desaparecida.

Valle Leiva enfrentó una audiencia inicial en el Juzgado Segundo de Paz, de la central localidad de Cojutepeque, por los delitos de feminicidio agravado y desaparición de personas.

Junto al sospechoso también es procesado su primo Francisco Boanerges Valle por el delito de desaparición de personas por su colaboración en el hecho, según la Fiscalía General de la República (FGR).

Una fiscal del caso, cuyo nombre no fue proporcionado por seguridad, dijo a periodistas que el caso pasará a ser conocido por el Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia y Discriminación contra la Mujer.

Señaló que el Ministerio Público no puede brindar detalles sobre el hecho y sobre la investigación realizada porque el caso tiene reserva para proteger la integridad física y psicoemocional de dos menores hijos de la víctima.

El sospechoso permanecerá en prisión a la espera de la audiencia preliminar en donde se determinará si el caso pasa a juicio.

La audiencia contra Valle Leiva se llevó a cabo mientras a las fueras de la sede del juzgado un grupo de mujeres se concentró para condenar el hecho y exigir justicia.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, también reaccionó a través de sus redes sociales en las que publicó: “Que les caiga todo el peso de la ley”, en referencia a los dos hombres procesados.

Las autoridades salvadoreñas localizaron el martes el cuerpo de Flor García, quien -según las investigaciones- habría sido asesinada por su cónyuge. El cuerpo fue encontrado en un punto ubicado en el central departamento de Cojutepeque.

García, según información de su familia, salió de su casa en Cojutepeque, la madrugada del 15 de marzo pasado, para realizar una diligencia en San Salvador, y no volvió.

El caso de esta mujer fue hecho público por su familia, quien se movilizó en redes sociales, principalmente, con la etiqueta #TodosSomosFlor.

El Salvador es considerado por Amnistía Internacional como uno de los países más peligrosos para las mujeres por los niveles de feminicidios y de violencia machista que sufren.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y Naciones Unidas, El Salvador encabeza la lista de feminicidios en América con una tasa de 6,8 asesinatos por cada 100.000 mujeres.