Publicidad

Quito, 19 ene (EFE).- Los dos detenidos por su presunta participación en el asesinato del fiscal ecuatoriano César Suárez ingresarán en prisión preventiva mientras la Fiscalía continúa con las pesquisas del crimen de este magistrado, que investigaba la toma de un canal de televisión por parte de un grupo armado la pasada semana.

Un juez penal ordenó el ingreso en prisión provisional de Cristhian P.M. y Ángel A.B., quienes fueron detenidos por la Policía en la noche del miércoles, mientras las autoridades continúan en la búsqueda de al menos otras dos personas que presuntamente habrían participado también en el asesinato.

El magistrado acogió así la solicitud de encarcelamiento preventivo realizada por la Fiscalía en una rápida audiencia de flagrancia y calificación de cargos donde el Ministerio Público presentó elementos de convicción contra los dos detenidos.

El fiscal Suárez, que antes de asumir el caso de la toma del canal de televisión se había hecho conocido por investigar casos de corrupción en hospitales durante la pandemia, fue acribillado por sicarios la tarde del miércoles cuando se trasladaba en su vehículo por un sector del norte de la ciudad portuaria de Guayaquil próximo a su domicilio.

Días atrás Suárez había interrogado a los trece detenidos, entre ellos dos menores de edad, que irrumpieron el 9 de enero a los estudios del canal TC Televisión y mantuvieron secuestrados a sus trabajadores durante varias horas en una emisión en vivo, un acto que la Policía atribuyó a la banda criminal ‘Los Tiguerones’.

Según las primeras investigaciones, fueron cuatro hombres, uno de ellos con un chaleco de un oficial de tránsito, los que iban a bordo del automóvil desde donde le dispararon a Suárez en al menos 18 ocasiones.

La hipótesis que maneja la Policía es que estos delincuentes pertenecerían a la banda criminal llamada ‘Chone Killer’, una de las 22 que junto a ‘Los Tiguerones’ están consideradas desde la semana por el Gobierno ecuatoriano como grupos terroristas en la “guerra interna” declarada contra el crimen organizado por el presidente Daniel Noboa.

La banda ‘Chone Killer’ tiene mayor influencia en el cantón (municipio) de Durán, que forma parte del área metropolitana de Guayaquil.

Tras el crimen, los sicarios escaparon hacia otra zona del norte de Guayaquil donde incineraron uno de los vehículos y dos de los pasajeros huyeron en un taxi y en una moto. Uno de ellos se escondió en un motel para evitar ser capturado. En los allanamientos encontraron un fusil, dos pistolas y el chaleco que usó el conductor.

El asesinato de Suárez rompió la sensación de tensa calma con la que los ecuatorianos trataban de recuperar la normalidad tras la oleada de violencia, atentados, secuestros y motines carcelarios con rehenes de la pasada semana, atribuida a las bandas del crimen organizado.

Publicidad