Publicidad

Jerusalén, 18 de mayo.- En un reciente ataque aéreo en la ciudad de Yenín, en el norte de Cisjordania, el Ejército de Israel ha asesinado a Islam Khamaysa, un comandante de la Brigada de Yenín y miembro de Al Quds, la rama armada de la Yihad Islámica Palestina. Según fuentes militares, el complejo atacado servía como centro de operaciones para el grupo.

El Ejército israelí justificó la operación alegando que Khamaysa había participado en varios ataques contra Israel, incluyendo el asesinato de un israelí en el asentamiento de Hermesh en mayo de 2023. La Yihad Islámica Palestina ha condenado el ataque, calificándolo de “avance peligroso” en la creciente tensión en la región.

Cisjordania ha sido testigo de un aumento significativo de la violencia, considerado el peor desde la Segunda Intifada (2000-2005). En lo que va del año, más de 175 palestinos, en su mayoría milicianos y atacantes según Israel, pero también civiles incluidos menores, han sido asesinados por fuego israelí. El año 2023 cerró como el más letal en dos décadas, con más de 520 palestinos muertos.

El Ejército de Israel ha intensificado sus operaciones en Cisjordania ocupada, especialmente después del ataque de Hamás del 7 de octubre, con un saldo de más de 500 palestinos muertos desde entonces. Del lado israelí, han fallecido doce personas en 2024, incluyendo a cuatro uniformados y seis civiles en ataques palestinos, una soldado en una redada y un niño israelí encontrado muerto cerca de un asentamiento en abril.

Esta situación continúa elevando las tensiones entre Israel y Palestina, con pocas señales de disminución en el conflicto en curso.

Publicidad