Publicidad

TORONTO, 13 de mayo de 2024.- En medio de preocupaciones crecientes sobre la escasez de personal médico en Ontario, un documento recientemente revelado proyecta que la provincia necesitará un considerable aumento de enfermeras y trabajadores de apoyo personal para 2032. Según la agencia noticiosa The Canadian Press, que obtuvo acceso a las cifras tras una batalla legal, Ontario requerirá 33.200 enfermeras adicionales y 50.853 trabajadores de apoyo personal en la próxima década.

El gobierno había logrado mantener estas cifras en secreto tras ganar un enfrentamiento con el Comisionado de Información y Privacidad, quien había sido abordado por Global News mediante una solicitud de libertad de información. A pesar de la negativa inicial, la información llegó a manos de The Canadian Press a través de una solicitud separada, lo que ha levantado críticas sobre la consistencia y transparencia del sistema de acceso a la información.

Estos números no son sorpresivos para los sindicatos y asociaciones que representan a los trabajadores del sistema de atención médica, quienes han advertido sobre la escasez desde hace años. Sin embargo, la revelación de que el gobierno intentó ocultar estas cifras ha provocado indignación entre los críticos. Sharleen Stewart, presidenta de SEIU Healthcare, comentó que el gobierno parece no tomar en serio la resolución de este problema al esconder información crucial que podría impulsar una mejora en los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores de la salud.

El documento obtenido revela que para 2023, Ontario necesitaba 10.110 enfermeras más, un número que se espera aumente a 13.200 este año y a 33.200 para 2032. En cuanto a los trabajadores de apoyo personal, los números también son alarmantes, con una necesidad actual de 37.700 y proyecciones que aumentan a 50.853 para 2032.

La situación es tan crítica que incluso el gobierno ha reconocido que debe hacer más. En respuesta a la creciente demanda, han registrado 32.000 nuevas enfermeras en los últimos dos años y han agregado casi 25.000 trabajadores de apoyo personal en los últimos tres. Además, han prometido una inversión de 743 millones de dólares para ampliar la inscripción y retención de personal médico, y 2 mil millones adicionales para modernizar el sector de cuidados domiciliarios y comunitarios.

Este caso ha reavivado el llamado a una reforma en el sistema de libertad de información, con políticos y líderes de la oposición exigiendo más consistencia y transparencia por parte del gobierno. La revelación de estas cifras no solo pone en evidencia la magnitud del problema, sino que también subraya la necesidad de una acción gubernamental decisiva para asegurar que los servicios de salud de Ontario puedan satisfacer las necesidades futuras de sus ciudadanos.

Publicidad