Publicidad

MADRID, 28 ABRIL.- La calle Ferraz fue escenario de contrastantes manifestaciones durante el sábado. Tras la masiva congregación de miles de simpatizantes del PSOE en apoyo a Pedro Sánchez, una concentración de cerca de 50 personas se reunió frente a la sede del partido para expresar su rechazo al presidente del Gobierno.

Al caer la noche, los manifestantes, con gritos de “ahí está la cueva de Alibabá” y “Sánchez preso y no en el Congreso”, mostraron su descontento con el líder socialista. Esta concentración se suma a las protestas que se han venido realizando con frecuencia desde noviembre pasado, en contra de la amnistía a los líderes del “procés” independentista catalán.

La jornada del sábado comenzó con una multitudinaria concentración de cerca de 12.500 personas que se reunieron frente a Ferraz para mostrar su apoyo a Sánchez y pedirle que permanezca al frente del Ejecutivo. Los manifestantes, provenientes de diferentes puntos del país, escucharon las intervenciones de los líderes socialistas durante la reunión del Comité Federal, transmitida en directo a través de pantallas y altavoces.

La contraposición de estas dos manifestaciones refleja la polarización política que se vive en España, con un sector de la población que respalda a Sánchez y su gestión, mientras que otro sector muestra su rechazo y exige su dimisión.

El futuro político de Sánchez sigue siendo incierto, y la decisión que anuncie el lunes sobre su continuidad en el cargo tendrá un impacto significativo en el panorama político del país.

Publicidad