Publicidad

Madrid, 8 junio.- Este domingo, España celebrará sus novenas elecciones europeas desde que se unió a la Unión Europea en 1985, con un récord de 38 millones de votantes convocados para decidir quién ocupará los 61 escaños que el país tiene asignados en el Parlamento Europeo. Este evento se presenta como una cita crucial para el futuro político europeo, marcado por una cifra récord de candidatos y un incremento notable en el número de votantes.

En detalle, de los 48,6 millones de personas empadronadas en España, 38,1 millones están habilitadas para votar, mostrando un aumento de 2,2 millones desde las últimas elecciones europeas en 2019. Entre estos votantes, 35,4 millones residen en España, mientras que 2,4 millones viven en el extranjero, registrados en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

Además, por primera vez en unas elecciones europeas, votarán 408.278 jóvenes que recientemente alcanzaron la mayoría de edad, lo que representa un momento significativo en sus vidas cívicas. Este grupo de votantes jóvenes podría tener un impacto considerable en los resultados, dada su fresca perspectiva y preocupaciones únicas.

Andalucía lidera la lista de comunidades autónomas con el mayor número de votantes, seguida de cerca por Cataluña y Madrid, reflejando la diversidad y la dispersión geográfica del electorado en el país.

Los preparativos para estas elecciones han sido meticulosos, con 22.576 colegios electorales distribuidos en 8.132 municipios y equipados con 70.000 urnas para garantizar que cada voto sea contado de manera segura y privada.

El Ministerio del Interior ha desplegado un presupuesto considerable de 198 millones de euros para cubrir todos los aspectos de la jornada electoral, desde la logística hasta la seguridad, asegurando que el proceso sea transparente y eficaz.

Con 34 candidaturas en liza y un total de 4.168 candidatos compitiendo por los preciados escaños del Parlamento Europeo, estas elecciones no solo son un testimonio de la vibrante democracia española, sino también un momento crucial para definir el futuro político de España dentro de Europa.

Publicidad