Publicidad

Dubái, 7 dic (EFE).- La ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, abogó por abrir el debate sobre el decrecimiento de una forma clara y bien argumentada, al tiempo que defendió la necesidad de dejar atrás la creencia de que para que la economía crezca hace falta hacer sacrificios sociales y ambientales.

En una entrevista con EFE en el marco de la Cumbre del Clima de Dubái, COP28, peguntada por la conveniencia de introducir el decrecimiento en las negociaciones climáticas, la ministra dijo que éste “ya está implícito en muchas de las discusiones que hay aquí” y que es muy importante que ese debate “se abra y se gestione de manera muy clara y bien informada y argumentada”.

“Estamos induciendo un cambio de paradigma en el que el concepto de crecimiento, de prosperidad, es lo primero que cambia. Es decir, yo quiero que crezca el bienestar pero no medir el crecimiento sobre la base de un mayor consumo de materias primas que me detrae la riqueza disponible para generar esa prosperidad”, afirmó la ministra.

En este contexto, subrayó que la idea de máxima eficiencia en la utilización de los recursos y de que debemos “contenernos dentro de los límites planetarios” está muy presente en el debate del Pacto Verde Europeo (plan de trabajo de la Unión Europea para ser neutra en emisiones en 2050 mediante la transformación de la economía y, al mismo tiempo, protegiendo la naturaleza y la salud).

El objetivo, vincular bienestar social con una economía que perdure y que ofrezca riqueza en el tiempo y no que “se muera porque esté liquidando la base que hace posible esa riqueza”, aseveró.

Aunque “hemos tardado mucho”, ese cambio de paradigma está haciéndose visible en paquetes relacionados con economía circular, economía ambiental, restauración de la naturaleza y no sólo conservación o medidas climáticas.

“Para decirlo muy sencillamente, yo creo que lo que es importante es cambiar una noción que durante mucho tiempo había estado vigente en nuestro análisis: que para que crezca la economía hay que hacer sacrificios desde el punto de vista social y ambiental” porque, advirtió, eso tiene las “patas muy cortas”.

La única manera de garantizar que la economía crezca de forma “perdurable” es sellando una buena “alianza ambiental y social”, según la ministra, que consideró que aunque este cambio de toda la configuración de las matrices” es difícil de gestionar de forma “transversal, eficaz y generalizada”, ya está ocurriendo.

El debate del decrecimiento “tiene un fondo sofisticado, complejo, importante” y “es indispensable ser mucho más realistas con respecto a la disponibilidad de recursos y la tasa de reposición de esos recursos” si se quiere garantizar bienestar social y prosperidad económica, señaló.

Por Ana Tuñas Matilla

Publicidad