Publicidad

Bangkok, 18 nov (EFE).- El viceprimer ministro ruso, Andréi Beloúsov, pronosticó hoy una contracción de la economía nacional para este año de en torno al 2,8 % -3 %, recesión que se mantendrá durante todo 2023.

“El próximo año consideramos que la contracción puede alcanzar el 1 %”, dijo Beloúsov, jefe de la delegación rusa en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en rueda de prensa.

Beloúsov subrayó que estos indicadores confirman que las empresas ven con “bastante optimismo” la situación, pese a las sanciones internacionales por la ‘campaña militar’ rusa en Ucrania.

“En primer lugar, está el índice de actividad empresarial que, en nuestro caso, habitualmente está por encima del 50 %. En segundo lugar, los bajos niveles de desempleo, que son incluso menores del 4 %. Todo indica que la coyuntura es bastante favorable”, dijo.

En cuanto al comercio exterior, pese los problemas logísticos por la guerra en Ucrania, aseguró que “el impacto será mínimo”.

Mientras, destacó que alta inflación, la deuda exterior acumulada, los altos precios de las materias primas y el endurecimiento de la política monetaria suponen una “gran amenaza para la estabilidad económica”, especialmente en los países del sur de Europa, pero también en Alemania.

“Al respecto, en nuestro caso es todo mucho más estable. Aunque parezca extraño, Rusia es ahora, en condiciones de sanciones, quizás una isla de estabilidad. Aquí los acontecimientos son más fáciles de pronosticar”, señaló.

Recientemente, el Banco de Rusia pronosticó que la actual recesión se agravará en el cuarto trimestre del año con una contracción del 7,1 %.

La economía rusa se encuentra ya en recesión, ya que se contrajo un 4,1 % en el segundo trimestre y un 4 % en el tercero, después de crecer un 3,5 % en los primeros tres meses del año.

Por ello, el banco emisor predice una caída del PIB ruso de un 3-3,5 %, mucho mejor de lo esperado al comienzo de la actual campaña militar rusa en Ucrania.

Rusia tiene que hacer frente a sanciones económicas sin precedentes, un total de 12.739, si se suman las restricciones impuestas por la comunidad internacional antes y después de la intervención militar en el país vecino.

La entidad monetaria cree que el próximo año Rusia seguirá en recesión con una contracción de entre el 1 % y el 4 %, si bien espera que la economía vuelva a crecer en el segundo semestre del próximo año.

Por su parte, el Ministerio de Economía calcula que Rusia acabará el año con una contracción del 2,9 %, que el año siguiente solo será del 0,8 %.

Publicidad