Publicidad

Madrid, 16 Mayo.- La preferencia de nombres en España ha cambiado significativamente con el tiempo, y recientes datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran un claro desplazamiento desde nombres tradicionales hacia opciones más modernas y menos comunes. Mientras que nombres como Antonio y Mari Carmen siguen siendo los más populares, con 614.853 y 630.253 personas llevándolos respectivamente, su edad media supera los 58 y 60 años, indicando una preferencia generacional.

Por contraste, nombres más contemporáneos como Neo, Zohan, Mía y Ayzal están ganando terreno, especialmente entre los más jóvenes. Estos nombres, que tienen una edad media de hasta 10 años, reflejan una tendencia hacia denominaciones más cortas y con influencias culturales diversas.

La estadística revela que entre los nombres masculinos más comunes se encuentran Manuel, José y Francisco, con edades medias de 56, 62.6 y 59.4 años, respectivamente. Entre las mujeres, María, Carmen y Ana María son comunes, con edades medias de 48.2, 60.4 y 55.2 años.

Es interesante notar que hay nombres extremadamente raros como Acindino y Acracia, llevados por 20 hombres y 32 mujeres respectivamente, con edades promedio de más de 80 años.

Además, nombres modernos como Uhammad Zohan, Gurbaaz, Nyan y Sanad para niños, y Ayzal, Irha, Mirha, Chloe Antonella y Zimal para niñas, muestran una edad media muy joven y están vinculados a inspiraciones tan variadas como la música, series de televisión, películas y hasta personajes de anime.

Estos cambios en las preferencias de nombres también reflejan las influencias culturales y mediáticas, con nombres inspirados en telenovelas, series y películas que ganan popularidad, como Khaleesi y Daenerys.

En cuanto a los nombres más clásicos, Pedro y Santiago han visto una disminución en su popularidad a lo largo del tiempo, aunque aún mantienen una presencia significativa, especialmente en regiones como Murcia y Zamora.

Esta evolución en la elección de nombres refleja una España cada vez más diversa y abierta a influencias globales, mientras mantiene cierto apego a sus raíces tradicionales.

Publicidad