Publicidad

BOGOTA, 16 MAYO.- La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia ha acreditado al exvicepresidente Germán Vargas Lleras como víctima de crímenes no amnistiables cometidos por la antigua guerrilla de las FARC. Esta decisión responde a dos atentados sufridos por Vargas Lleras, uno en 2002 con un libro-bomba que le causó la amputación de varios dedos de su mano izquierda, y otro en 2005 con un coche-bomba que, aunque no le hirió directamente, resultó en nueve heridos.

La acreditación se basa en que los hechos fueron realizados por las FARC, no están cubiertos por otros casos de la JEP, ocurrieron antes del acuerdo de paz de 2016 y están directamente relacionados con el conflicto armado. Además, las FARC, ya desmovilizadas como grupo armado, reconocieron su autoría en ambos atentados en una carta enviada en 2020 al entonces presidente Juan Manuel Santos.

Como víctima acreditada, Vargas Lleras tiene derecho a participar como “interviniente especial” en las audiencias de la JEP, formular preguntas a los excombatientes de las FARC, y presentar observaciones sobre sus testimonios. También puede participar en la propuesta de sanciones y recibir acompañamiento psicológico, entre otros derechos procesales en el marco de la justicia transicional de Colombia.

Publicidad