Publicidad

Bogotá, 30 nov (EFE).- El expresidente del Gobierno español Felipe González aseguró que “inhabilitado no debería estar nadie” en Venezuela, como le sucede a la candidata presidencial del bloque antichavista, María Corina Machado.

“La única habilitación que vale para enfrentar a (el presidente Nicolás Maduro) es que la sociedad se pronuncie. Inhabilitado no debería estar nadie”, dijo González en una entrevista con el programa La Noche del canal internacional NTN24.

Machado fue elegida como aspirante de la Plataforma Unitaria Democrática (PUD) en las primarias del 22 de octubre.

Por eso González agregó que “Maduro es capaz de hacer un canje sicológico: a esta señora no puede levantársele la inhabilitación, pero sin embargo a otros inhabilitados si los habilita, con lo cual monta otro lío en la oposición de distintas aspiraciones, juega el juego que siempre ha jugado, que es de engañar a todo el mundo”.

En octubre pasado, tanto el Gobierno como la PUD acordaron celebrar las presidenciales en el segundo semestre de 2024, cuando Maduro previsiblemente buscará un tercer mandato mientras la oposición espera que le sea levantada la inhabilidad política que impide competir a Machado.

“De hecho fueron unas primarias espectaculares, que cuando se dieron cuenta en el régimen que esas primarias iban de veras, que el pueblo que lleva unos años desconcertado y cansado (…) hicieron un pronunciamiento para anular el procedimiento que había llevado a esas primarias”, añadió el expresidente del Gobierno español.

De celebrarse los comicios de 2024, González cree que no van a ser unas “elecciones igualitarias” por varios factores como que no hay tiempo para revisar los censos electorales y que hay más de seis millones de venezolanos fuera del país.

“Las elecciones no van a ser como una democracia en serio, pero como haya una oportunidad razonable de confrontar posiciones con veedores internacionales, con interventores de la Unión Europea, internacionales (…) tendremos la esperanza de que el año que viene tendremos una democracia que empiece a revitalizarse en Venezuela”, expresó.

Por eso recordó que Machado, por ejemplo, “quiere ganar las elecciones” y “no quiere inhabilitar al chavismo”.

Tras la firma de los acuerdos de Barbados a mediados de octubre, el Gobierno de EE.UU. suavizó temporalmente las sanciones al país suramericano en lo que se refiere a la explotación de los ricos recursos de petróleo y gas del país, a cambio de garantías para las elecciones presidenciales de 2024.

Varios representantes de la Administración de Joe Biden han reiterado que, según lo pactado a puerta cerrada, el 30 de noviembre es la fecha tope para aclarar el modo en el que se concretarán las habilitaciones a opositores, algo que el chavismo insiste en que no ocurrirá.

El presidente Maduro ha dicho que en 2024 habrá elecciones presidenciales “con sanciones o sin sanciones”, lo que supone una “decisión soberana” de su país, que, según dijo, no aceptará un “chantaje”.

Publicidad