Buenos Aires, 20 sep (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, relanzó este lunes su Gobierno con una renovación ministerial con la que busca superar la crisis interna desatada tras la derrota del oficialismo en las recientes primarias y revertir ese revés electoral de cara a los comicios legislativos de noviembre próximo.
En un acto en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino, Fernández tomó juramento a seis nuevos ministros y a Juan Ross como nuevo secretario de Comunicación y Prensa de la Presidencia, una ceremonia que, atípicamente, estuvo precedida por un discurso del propio jefe de Estado de fuerte contenido político.
“Lo que se viene tiene que ver con decisiones que vamos a empezar a tomar y que tienen por objeto dar respuesta a una parte del electorado argentino a la que evidentemente la pandemia la ha afectado y a la que no ha llegado el crecimiento económico con la velocidad que hubiéramos querido que llegara. En eso ya estamos trabajando”, aseguró Fernández.
Señaló que el pasado 12 de septiembre, cuando el gobernante Frente de Todos sufrió un duro revés en las primarias legislativas, el “pueblo dio un veredicto” y reiteró que el oficialismo tomó cuenta de las demandas y busca comprender qué ha hecho “mal”.
El resultado electoral, que, de repetirse en las elecciones legislativas de noviembre, podrían hacer que el oficialismo pierda el control del Parlamento, desató una fuerte crisis en la coalición gobernante, entre el ala cercana al presidente y aquella que responde a la vicepresidenta Cristina Fernández.
Varios ministros pusieron su renuncia a disposición del mandatario y la propia vicepresidenta, la gran ausente en la ceremonia de este lunes, expuso abiertamente sus críticas en un mensaje en redes sociales el pasado jueves.
En ese mensaje, Cristina Fernández, quien gobernó Argentina entre 2007 y 2015, cuestionó la política económica de moderación fiscal y su impacto en varios sectores sociales, y propuso, de hecho, una reestructuración del gabinete que, sin embargo, finalmente no ha incluido cambios sustanciales en el área económica.
LLAMADO A LA UNIDAD
Alberto Fernández aseguró que no le preocupa un debate abierto ya que, sostuvo, el oficialismo dirime sus diferencias “de cara a la gente”.
Tras reconocer a los ministros salientes como funcionarios “ejemplares”, Fernández pidió a los integrantes del Gobierno que, “con nuevos bríos”, pongan “toda la fuerza” para sacar adelante al país, severamente afectado por la pandemia de covid-19 y por la recesión económica iniciada en 2018.
“La solución del problema de los argentinos no está en que nos dividan, está en que estemos más unidos que nunca para hacer frente a lo que hace falta”, sostuvo Fernández, quien aseguró que no le van a ver “atrapado en disputas internas”.
Acompañado también con una docena de gobernadores peronistas, el presidente llamó a los militantes oficialistas a unir “fuerzas” para “remontar” los resultados de las primarias y “reconstruir” el país.
NUEVOS MINISTROS, VIEJOS CONOCIDOS
De los seis nuevos integrantes del Gabinete, cinco cuentan ya con experiencia ministerial.
El flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien hasta ahora se desempeñaba como gobernador de la norteña provincia de Tucumán, fue ministro de Salud durante el Gobierno de Cristina Fernández, quien, pese a las diferencias que mantenía con el médico, le propuso la semana pasada para ministro coordinador.
Manzur reemplaza en el cargo a Santiago Cafiero, miembro del Grupo Callao -cantera política creada por Alberto Fernández- que asumió este lunes como canciller.
En tanto, Aníbal Fernández, nuevo ministro de Seguridad, fue secretario general de la Presidencia, jefe de Gabinete y ministro de Justicia y Seguridad durante el Gobiernos de Cristina Fernández, ministro del Interior durante el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y ministro de Producción del Gobierno de Eduardo Duhalde (2002-2003).
Por su parte, Julián Domínguez regresa a la cartera de Agricultura, ministerio que presidió durante el Gobierno de Cristina Fernández y desde donde tendrá un rol clave en el complejo diálogo con el sector agropecuario, mientras que Daniel Filmus, nuevo ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, fue ministro de Educación del Gobierno de Kirchner.
El único sin experiencia ministerial previa es Jaime Perzyck, nuevo ministro de Educación que, de todas formas, ocupó antes varios cargos en esa cartera durante el Gobierno de Cristina Fernández.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pronuncia un discurso antes de prestar juramento a los nuevos ministros en la casa de gobierno hoy en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Mabromata POOL