Publicidad

Madrid, 7 de junio.– En la recta final de la campaña para las elecciones europeas, que concluye este viernes, el ambiente político en España está marcado por una intensa rivalidad entre los socialistas y la derecha. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de los socialistas, se muestra confiado en contrarrestar el avance de las fuerzas conservadoras y ultraderechistas, en un clima político agitado por la reciente citación judicial de su esposa. Por su parte, Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular (PP) y principal figura de la oposición, critica la integridad del gobierno de Sánchez, vinculándolo con “sospechas de corrupción”.

A medida que España se prepara para elegir a 61 de los 720 diputados del Parlamento Europeo, los ciudadanos enfrentan una oferta electoral diversa de 34 candidaturas, aunque la batalla se centra principalmente entre los grandes partidos. Esta elección llega tras un año lleno de votaciones, incluidas las generales, municipales, y autonómicas, que han mantenido a la población en constante movilización política.

Sánchez, apelando al electorado, denuncia los riesgos de permitir que la derecha, junto con Vox, continúe su avance, mientras que Feijóo se esfuerza por consolidar el voto conservador, advirtiendo sobre la continuidad de un gobierno socialista marcado por acusaciones de corrupción.

La situación personal de Sánchez también influye en la campaña, con su esposa, Begoña Gómez, convocada a declarar en un contexto de investigación por supuestas irregularidades, lo que ha generado controversia sobre la influencia de este hecho en el desenlace electoral.

Los partidos de izquierda, incluida la coalición Sumar, hacen un llamado a sus bases para combatir lo que consideran una amenaza de regresión política, subrayando la importancia de una alta participación electoral para influir en el resultado. Históricamente, la participación en las elecciones europeas ha sido baja en España, pero los eventos políticos concurrentes en 2019 lograron elevarla. Ahora, con el país menos de un año después de sus últimas elecciones generales, este factor de participación será crucial una vez más.

Publicidad