Publicidad

Roma, 10 de mayo de 2024 – Durante la cumbre de ministros de Justicia del G7 en Venecia, el fiscal general de Ucrania, Andriy Kostin, abogó fervientemente por la creación de un tribunal internacional que juzgue los crímenes de guerra de Rusia y a su presidente, Vladimir Putin. Kostin destacó que esta medida no solo busca justicia, sino que también pretende actuar como un disuasorio para futuros actos de agresión por parte de dictadores potenciales.

“Queremos instituir un tribunal internacional que juzgue la agresión de Rusia y que Putin sea juzgado”, afirmó Kostin a los medios, subrayando la importancia de esta acción como un elemento disuasorio crucial. El fiscal general expresó su preocupación por los fallos del sistema internacional que podrían permitir la impunidad de los agresores.

Desde la invasión rusa a Ucrania en febrero de 2022, Ucrania ha iniciado 300 juicios por crímenes de guerra contra soldados rusos, la mayoría de los cuales se han celebrado en contumacia debido a la ausencia del imputado. Hasta ahora, se han condenado a 130 criminales de guerra y se han identificado a 571 sujetos imputados por delitos de guerra en el territorio ucraniano.

Kostin enfatizó la efectividad de los juicios en contumacia, mencionando que hay supervivientes que han reconocido a sus agresores y existen pruebas abrumadoras contra ellos. “¿Por qué deberíamos esperar con estos casos?”, cuestionó.

El fiscal también reveló que se han cometido un total de 126,000 crímenes de guerra durante el conflicto. La cumbre del G7 de Justicia concluirá con una conferencia de prensa por parte del ministro anfitrión, Carlo Nordio, quien presentará las conclusiones de la reunión. Este llamado a la acción resalta el compromiso continuo de Ucrania para buscar justicia y responsabilidad en el escenario global, en medio de un conflicto que sigue teniendo profundas repercusiones internacionales.

Publicidad