Publicidad

Miami, 01 Oct (EFE).- Socorristas y soldados trabajan arduamente en Florida este viernes para restablecer la normalidad tras el azote de Ian, que se perfila como el huracán más devastador de la historia del estado y que deja hasta ahora daños incalculables en infraestructura, mientras se mantiene la incertidumbre sobre el número de muertos.

Publicidad