París, 31 dic (EFE).- Acuciada con más de 200.000 casos de covid diarios Francia celebra una Nochevieja sin toque de queda, pero con numerosas restricciones: no habrá discotecas abiertas, ni se permitirán las concentraciones al aire libre, ni fuegos artificiales en las grandes ciudades.

En París, donde la incidencia es de 2.000 casos por cada 100.000 habitantes, no se celebrarán por segundo año consecutivo los emblemáticos fuegos artificiales junto al Arco del Triunfo.

En la capital francesa se prohibirá además beber en la vía pública y los bares y restaurantes cerrarán como muy tarde a las 2 horas. La mascarilla al aire libre será también obligatoria por un decreto que entra en vigor mañana 31. No obstante, el transporte público estará abierto toda la noche.

Otras grandes ciudades como Niza o Lyon también estarán sujetas a un cierre prematuro de sus establecimientos.

Las discotecas seguirán cerradas -lo están desde mediados de diciembre- y dentro de todos los bares y restaurantes de Francia estará prohibido bailar al considerarse un gesto que puede contribuir a propagar el virus.

El Gobierno, que actualizó sus medidas contra el covid el pasado lunes, no limitó las reuniones familiares o de amigos a un número concreto, pero el primer ministro, Jean Castex, aconsejó prudencia, limitando el número de invitados.

Para 2022, habrá más restricciones anticovid en Francia e importantes cambios legislativos. Se espera que a mediados de enero se sustituya el pase sanitario por el de vacunación, una obligación de esta de facto.

Asimismo, se pondrán en marcha limitaciones de aforo en lugares deportivos y de ocio, se impondrá el teletrabajo y se prohibirá la consumición de pie en bares y restaurantes y en los transportes.

Publicidad