Sídney (australia), 3 nov (EFE).- El embajador de Francia en Australia, Jean-Pierre Thebault, mostró este miércoles su malestar por la filtración a la prensa de unos mensajes privados enviados por el presidente francés Emmanuel Macron a su homólogo australiano, Scott Morrison, referidos a la anulación del contrato de submarinos galos.

“Uno no se comporta así en un intercambio personal entre líderes. Hacerlo también envía una señal muy preocupante a todos los jefes de estados (del mundo)”, dijo Thebault en una comparecencia en el Club de la Prensa en Camberra.

El diplomático advirtió de que se manda una “triste” señal al mundo: “cuidado en Australia hay filtraciones y lo que digas en confianza a tus compañeros acabará siendo usado en tu contra”.

Thebault se refería a la filtración la noche del lunes del contenido de una serie de mensajes entre el mandatario australiano y el presidente de Francia los días previos a la polémica cancelación en septiembre por parte de Camberra de un acuerdo de adquisición de 12 submarinos convencionales franceses.

Dos días antes del anuncio de la cancelación del contrato, que Francia califica como “puñalada en la espalda” la oficina de Morrison intentó ponerse en contacto con la de Macron, sin embargo, el presidente galo preguntó en un mensaje de texto: “¿Debo esperar buenas o malas noticias respecto a nuestras ambiciones conjuntas de submarinos?”.

Thebault remarcó que lo más interesante del contenido del mensaje es que “demuestra completamente que hasta el último minuto no sabíamos lo que iba a pasar” e insistió que hubo engaño “intencionado” por parte del gobierno australiano.

La relación diplomática entre Francia y Australia se encuentra en mal momento después la cancelación del contrato de submarinos sellado en 2016 y valorado en unos 67.617 millones de dólares (58.473 millones de euros).

Camberra desechó en septiembre el proyecto de los submarinos galos en favor del desarrollo de aparatos nucleares en el marco de un ambicioso pacto de defensa con Estados Unidos y Reino Unidos.

El diplomático francés dijo hoy que ahora le corresponde al gobierno australiano dar los pasos para “reconstruir algo sustancial, pero empezamos desde muy lejos, por desgracia”.

Australia firmó en septiembre una alianza de defensa con Estados Unidos y Reino Unido con el objetivo de plantar cara a China en la región del Indopacífico y, mediante el cual, el país oceánico tendrá acceso a submarinos nucleares de fabricación estadounidense.

Francia, que tiene territorios en el Indopacífico, calificó este pacto como traición a la confianza y llamó a consultas a sus embajadores en Washington y Camberra, pero estos regresaron semanas después a sus respectivos puestos diplomáticos.

Macron se reunió el pasado viernes con el presidente estadounidense, Joe Biden, quien dijo que tenía la “impresión” de que Francia había sido informada del pacto, al admitir que la gestión del asunto fue “torpe”.

Publicidad