Publicidad

Miami, 3 ene (EFE).- El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, que en las elecciones intermedias de noviembre pasado obtuvo un nuevo mandato de cuatro años con una amplia mayoría de votos, juró este martes el cargo y afirmó que “la libertad vive aquí, en nuestro gran estado soleado”.

DeSantis, de 44 años y estrella en ascenso en el Partido Republicano, juró por segunda vez en el cargo de gobernador de Florida en una ceremonia al aire libre en Tallahassee, la capital del estado, 778 kilómetros al noroeste de Miami.

Tras su juramento, DeSantis subrayó “el progreso de Florida” y la “mejora de vida de sus residentes como resultado de las prioridades de su administración”, como “el acceso a una educación de alta calidad, la creación de una economía sólida que continúa creciendo más rápido que la nación”.

También destacó el “acceso a los recursos de aquellos que se están recuperando de los huracanes” y “la inversión de fondos récord en los recursos hídricos críticos de los Everglades”.

El republicano se impuso en noviembre al demócrata Charlie Crist con casi el 60 % de los votos, una victoria que lo convierte en el tercer gobernador republicano de Florida, tras Jeb Bush (1999-2007) y Rick Scott (2011-2019), en ser reelegido para un segundo mandato.

La ascensión dentro del Partido Republicano de este abogado, excombatiente en Irak y excongresista que en 2018 ganó la gobernación de Florida por una mínima ventaja ha sido fulgurante y no se descarta que se presente a las presidenciales de 2024.

Su popularidad entre los floridanos, un estado cuyo electorado se movió hacia la derecha después de la presidencia de Barack Obama (2009-2017), ha ido en aumento como se vio en noviembre pasado cuando fue reelegido para cuatro años más.

Con su posición radical anti-mascarillas, anti-confiamiento y anti-cierre de negocios durante la pandemia de la covid-19 en 2020, DeSantis empezó a hacerse conocido fuera de Florida, uno de los estados con más casos acumulados y más muertes (casi 84.000) a causa de la enfermedad.

Referente de la derecha del partido, el polémico gobernador de Florida podría incluso pelear con el expresidente Donald Trump (2017-2021) en las primarias en su formación de cara a las presidenciales del año próximo.

Recientemente el Tribunal Supremo de Florida autorizó la petición de DeSantis de que un gran jurado pueda investigar cualquier irregularidad con respecto a las vacunas contra la covid-19 y sus fabricantes.

El republicano había solicitado en un escrito a la Corte Suprema de Florida que designara un gran jurado estatal para “investigar todas y cada una de las irregularidades en Florida con respecto a las vacunas contra la covid-19”.

DeSantis promulgó este año leyes que generaron una profunda controversia, como la norma que prohíbe el aborto después de las 15 semanas de embarazo o la conocida como “No digas gay”, que veta a los maestros que hablen a los alumnos más pequeños sobre cuestiones de orientación sexual y género.

Otra nueva ley sobre educación y libertad individual que ha creado confrontación es la denominada “Stop WOKE Act”, conocida como WOKE, que permitiría a los padres demandar a las escuelas que enseñan la “teoría crítica de la raza”.

Esa teoría, basada en un movimiento intelectual y social interdisciplinario de académicos y activistas de los derechos civiles, integra un conjunto de nociones y conceptos empleados para comprender y abordar la desigualdad y el racismo en Estados Unidos.

Estas tres iniciativas legislativas estatales han generado demandas en los tribunales y un tenso enfrentamiento en Florida entre sus defensores y detractores.

Publicidad