Publicidad

OTTAWA, 11 ABRIL.- El Ministro de Salud de Canadá, Mark Holland, ha anunciado un ambicioso plan para brindar servicios dentales subsidiados a cientos de miles de personas mayores en Canadá a través del Plan Canadiense de Atención Dental (CDCP). Sin embargo, enfrenta desafíos significativos debido a la baja tasa de inscripción de dentistas dispuestos a participar en este programa de atención de salud crucial.

Holland expresó su compromiso de asegurar que los servicios comiencen en mayo, beneficiando a una parte importante de la población. A pesar de la anticipada implementación, el ministro reconoce los desafíos que surgirán en el camino, especialmente con respecto a la falta de dentistas que se han unido al programa.

El programa, diseñado para eventualmente proporcionar seguro dental a una cuarta parte de los canadienses, comenzará con los residentes de 70 años o más. Aunque más de 1,7 millones de personas mayores se han registrado, solo unos pocos miles de dentistas han aceptado participar, lo que podría dificultar que las personas encuentren un nuevo dentista que participe en el programa.

La lentitud en la inscripción de los proveedores de atención dental ha sido motivo de preocupación, especialmente porque el programa está programado para comenzar en unas pocas semanas. Las asociaciones dentales han expresado que el papeleo requerido por Ottawa para procesar las reclamaciones de seguros representa una carga irrazonable para muchos consultorios dentales que ya están luchando contra la falta de personal administrativo.

Ante estas preocupaciones, Holland ha mencionado que se está trabajando en alternativas para permitir que los dentistas facturen al gobierno federal por sus servicios, aunque no ha proporcionado detalles específicos al respecto. Se está creando un grupo de trabajo para reducir la carga administrativa y agilizar los procesos de reembolso.

A pesar de estos desafíos, Holland se mantiene optimista sobre el éxito del programa y su impacto positivo en la salud dental de los canadienses mayores. Sin embargo, las críticas y preocupaciones persisten, especialmente en lo que respecta a la simplificación del sistema de facturación y la participación más amplia de los dentistas en todo el país.

La implementación del programa ha generado incertidumbre entre las personas mayores, como Julie Kelsey de Halifax, quien expresó su preocupación por encontrar un dentista participante. La claridad y la comunicación transparente tanto por parte del gobierno federal como de los dentistas son cruciales para asegurar que los beneficiarios del programa reciban la atención dental necesaria y oportuna.

La expectativa general es que el programa de atención dental logre maximizar la participación de los dentistas y brinde servicios de calidad a las personas mayores, marcando un hito significativo en el acceso a la atención de salud dental en Canadá.

Publicidad