Publicidad

Ciudad de Panamá, 20 mar (EFE).- La izquierdista Maribel Gordón, profesora y economista de profesión, aspira a la Presidencia de Panamá en las elecciones del próximo 5 de mayo con un plan de Gobierno basado en propuestas sociales para la “vida digna”, siendo la única candidata con un plan enfocado a políticas de igualdad.

“Ese es nuestro enfoque, que incorpora a las mujeres en la toma de decisiones y mi principal propuesta es un presupuesto nacional con perspectiva de género”, dijo en una entrevista con EFE Gordón, candidata independiente y que está entre los últimos lugares en todas las encuestas, a las que no reconoce y en las que bordea el 2 % de intención de voto.

A juicio de la candidata, el Estado aprueba “leyes muertas (y) vacías” con enfoque de género, porque al no contar con recursos suficientes para llevarlas a la práctica, solo sirven para lavar la imagen internacional, “sin ninguna responsabilidad ni voluntad de que se ejecute”.

Gordón, de 62 años y conocida popularmente como ‘La Profe’, es la única candidata con ideas abiertamente socialistas y apoyada por parte del movimiento feminista del país centroamericano al tener un discurso público contra la violencia machista y las brechas de igualdad.

Se autoconsidera parte de la revolución feminista desde muy temprana edad, cuando aún se elegía oficialmente quién representaba el movimiento: “Entré en un grupo de 14 mujeres que llevamos adelante estas banderas porque las brechas de inequidad de género en Panamá son profundas”.

Explicó que en el país hay “bajos salarios” para las mujeres porque están “colocadas en las actividades económicas donde predomina el salario mínimo” debido a que “el sistema no genera un empleo digno para la mujer”.

“También estamos planteando una política institucional que nos garantice la eliminación de la violencia contra las mujeres (porque) la violencia empieza desde lo institucional con un Estado que no protege y que piensa que si se viola a una mujer o a un adolescente es algo común o de la vida privada”, apuntó.

La candidata presidencial tiene una larga trayectoria dentro de los movimientos sociales en Panamá, pero saltó a la palestra pública en las protestas contra el encarecimiento de la vida en 2021, cuando los precios de la gasolina y otros productos básicos se dispararon por la inflación global.

Sus intervenciones -como si se encontrara impartiendo una clase universitaria- durante una frustrada mesa de diálogo entre el Gobierno y las manifestaciones para buscar una solución fueron aplaudidas popularmente, forjándose así su candidatura con la participación en las protestas antiminería del año pasado, ante las cuales mantiene su “no” rotundo a la minería en el país.

La “candidata de izquierda”

La candidata presidencial Maribel Gordón habla durante una entrevista con EFE el 19 de marzo de 2024, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Bienvenido Velasco

Esta es la tercera vez que Gordón intenta llegar a las esferas del Poder Ejecutivo. Las dos veces anteriores -2014 y 2019- fue compañera de fórmula con el izquierdista Frente Amplio por la Democracia (FAD), el brazo político del sindicato más poderoso del país y el que su aparatoso fracaso en las elecciones pasadas hizo disolver el partido.

A Gordón se le relaciona con los movimientos sociopolíticos de la izquierda latinoamericana. Reflejo de ello es su proyecto de Gobierno bautizado como el ‘plan para la vida digna’, que se basa en el “bienestar humano”, la “real democracia”, el “rescate de la identidad” y una reforma constitucional por la vía constituyente, una de las dos opciones que permite la actual carta magna.

“Si la izquierda es un fracaso, ¿por qué hay sanciones económicas contra esos países de izquierda? (…) (Por) el temor de un sistema que efectivamente sin bloqueos funcione (…), al menos, en los temas de desarrollo nacional y social”, plantea Gordón.

Así, propone crear en Panamá, un país “con sus características específicas”, un proyecto de “desarrollo nacional y social, que sea de los panameños y las panameñas para los panameños y las panameñas” al que se puedan incorporar algunos “ejemplos de otras latitudes”.

Además defiende que el socialismo, “esa fase de transición entre capitalismo y comunismo” que se adapta a cada momento histórico, se ha intentado “desarrollar” de distintas maneras, por ello los gobiernos en China, Cuba y Venezuela así como lo que “se intentó hacer en Bolivia, en Ecuador, México, incluso hoy en Colombia y Uruguay” no se parecen.

Para los comicios del próximo 5 de mayo están llamados a las urnas algo más de 3 millones de panameños.

Los principales candidatos son José Raúl Mulino, el compañero de fórmula del inhabilitado expresidente Ricardo Martinelli, por los partidos Realizando Metas (RM) y Alianza, el expresidente Martín Torrijos (2004-2009), por el Partido Popular (PP) y Ricardo Lombana por el Movimiento Otro Camino.

Ana de León

Publicidad