Publicidad

Buenos Aires, 24 nov (EFE).- Con el halo de un actor que llega al set de rodaje, Guillermo Coppola aparece en el bar impecablemente vestido, con su enhiesta melena blanca y enormes gafas de sol antes de saludar y presumir del perfume que usa, ese que le apena no pueda quedar reflejado en las fotos.

El histórico representante de Diego Maradona, Guillermo Coppola, habla con EFE durante una entrevista el 3 de noviembre de 2022, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Seductor incorregible -“vivo seduciendo, no solo a las mujeres, a los chicos que están grabando ahora, con mis gestos, con mi impronta; lo hago siempre”-, dijo a EFE en un establecimiento cerca del estudio de Radio Mitre, en Buenos Aires, donde, desde hace 4 años, disfruta y aprende con la “magia” de las ondas.

El histórico representante de Diego Maradona, Guillermo Coppola, habla con EFE durante una entrevista el 3 de noviembre de 2022, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

El que fuera representante de Diego Armando Maradona entre 1985 y 2003 sigue, además, vinculado al fútbol, con la organización de la Copa Argentina -torneo que cumplió 10 años en 2022 y que otorga una plaza a la Copa Libertadores- y da charlas “de la vida”, porque no le gusta llamarlas “motivacionales”.

A sus 74 años, acudirá a varios partidos del Mundial de Qatar 2022, el primero tras la muerte del ’10’, de la que este viernes se cumplen dos años, aunque, como declaró en esta entrevista con EFE, cuando ve “rodar una pelota”, siente que “Diego está ahí”.

“Diego es la pelota del fútbol, porque va a estar siempre. Nunca lo vamos a olvidar, con sus virtudes y sus defectos”, indicó Coppola, quien recordó que a Maradona “le encantaba” ver partidos todo el tiempo, incluso durante los años que se instalaron en Cuba para que el futbolista tratase su adicción a las drogas.

“Yo en Cuba vi fútbol de países que ni sabía que existían los países, ¡no el fútbol, los países! Me hacía ver todo, pa, pa, pa (y hace el gesto de cambiar) canales y lo disfrutaba”, exclama antes de afirmar: “Siento que Diego va a estar, sobrevuela. Una idea que la tengo conmigo y que la vivo así: siento que Diego va a estar siempre”.

LUCES Y SOMBRAS

Ante quienes lo tildan de villano y lo consideran culpable de muchas sombras que oscurecieron la figura de Maradona, Coppola afirmó que el ’10’ le bautizó como “la pelota de su vida” y que “la familia toda” le cedió el herraje para que trasladase su ataúd tras su fallecimiento, el 25 de noviembre de 2020.

“Yo creo que eso refleja, sintetiza y resume las dudas que pueden existir”, expresó el representante, quien dijo que durante los 18 años que fue “socio” de Maradona, lo único que hizo fue “estar” junto a él, como cuando en 2000 sufrió una sobredosis y casi murió en Punta del Este (Uruguay).

“El hombre que le salvó la vida, decía Diego, cosa que no es así, porque la vida se la salvaron los médicos que le asistieron”, explicó sobre aquel episodio.

De su convivencia con él, además de las fiestas compartidas y las importantes conexiones establecidas en todo el mundo, Coppola echa la vista atrás y rememora “uno de esos hechos que no se olvidan, que están marcados en el interior”: cuando Maradona fue a visitarlo en prisión el 31 de diciembre de 1996.

El empresario estuvo encarcelado tres meses por el hallazgo en su domicilio de droga y en aquel fin de año, unos meses antes de su retirada como futbolista, que nadie imaginaba, el ’10’ acudió al penal a pasar el fin de año con él, para lo que intentó agredir al director.

“‘Me quiso pagar’, me dijo el director. Yo entendí ‘pagar’. Era pegar… ‘Para dejarlo detenido y quedarse con usted'”, relató emocionado Coppola sobre aquella noche, que terminó con Diego sentado fuera de la prisión mientras el empresario llamaba a la familia del ‘Pelusa’ -ofreciendo a un custodio los 2.000 dólares que le pasó el ’10’- para que fuera a buscarlo.

También fue, en “un momento de enojo”, como recordó, el hombre “que le robó la plata de sus hijas”, le recriminó Maradona. Después, hicieron las paces.

“AHORA SOY MESSISTA”

La actualidad del fútbol argentino pasa por la participación de la Albiceleste en el Mundial, que será el último en la carrera de Lionel Messi, del que Coppola se confesó seguidor.

“Messi, el número uno. Ahora soy messista, soy messista porque Diego no está jugando. Si no, no dude que soy maradoniano a morir, pero hoy soy messista”, reiteró el que fuera agente durante 16 años de unos 180 jugadores del fútbol local antes de llevar al “más grande”.

Coppola, al que también interesan futbolistas como Erling Haaland, Cristiano Ronaldo o el ya retirado “gordo Ronaldo” Luiz Nazário de Lima, expresó su deseo de que Argentina “gane el Mundial”, por el país, pero, sobre todo, porque Messi “se lo merece”.

Concepción M. Moreno

Publicidad