Publicidad

Miami, 7 dic (EFE).- Un equipo contratado por los abogados de Donald Trump descubrió dos documentos marcados como “clasificados” que el expresidente de EE.UU. (2017-2021) tenía en un depósito en Florida, un hallazgo del que han dado cuenta al Departamento de Justicia, informan este miércoles medios estadounidenses.

El descubrimiento en un depósito en West Palm Beach, en el sureste de Florida, es resultado de una serie de búsquedas desarrolladas en cuatro lugares a raíz de la orden de un juez federal, ante la sospecha de que habrían más documentos clasificados en manos del expresidente que no han sido devueltos al Gobierno, según señala el diario The New York Times.

Las búsquedas se hicieron cerca de los festivos del Día de Acción de Gracias (24 de noviembre) en la Trump Tower de Nueva York, el club de golf del expresidente en Bedminster (Nueva Jersey), un almacén en Mar-a-Lago, la propiedad del exmandatario en Palm Beach, así como en el depósito de West Palm Beach, que es gestionado por la federal Administración de Servicios Generales.

Steven Cheung, un portavoz de Trump, señaló que el expresidente y sus abogados “siguen siendo cooperativos y transparentes”.

De acuerdo con CNN, las búsquedas se hicieron bajo la supervisión del equipo legal de Trump, el cual incluso ofreció a los abogados del Gobierno observar las pesquisas en la propiedad de Bedminster, oferta que fue rechazada.

Según la cadena de noticias, en respuesta a una solicitud hecha por el Departamento de Justicia durante una audiencia judicial los abogados de Trump evalúan permitir que los agentes federales registren de nuevo Mar-a-Lago para determinar si es que se han devuelto todos los documentos confidenciales del gobierno.

El Departamento de Justicia investiga el manejo de miles de documentos oficiales, incluidos unos 300 clasificados, que fueron retirados de la Casa Blanca al término del mandato de Trump en enero de 2021 y luego hallados por agentes del FBI en agosto pasado durante un registro en Mar-a-Lago.

El Gobierno evalúa si por ello el expresidente incurrió en el delito de obstrucción.

En medio de esta batalla legal, la semana pasada una corte de apelaciones dejó sin efecto la figura del perito especial designado por una instancia inferior para revisar los documentos hallados en la mansión en Florida de Trump.

La Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito de Estados Unidos dio así la razón al Departamento de Justicia, que dirige el demócrata Merrick Garland, y que en octubre había solicitado que se revocase la orden emitida por la jueza federal de Florida Aileen Canon que conllevó la designación del perito independiente.

Ese nombramiento había sido uno de los mayores logros judiciales de Trump en la batalla judicial que mantiene con el actual Gobierno de EE.UU. en relación a esos documentos, puesto que el perito era el encargado de determinar a qué papeles podía acceder el Ejecutivo en su investigación y a cuáles no.

Publicidad