Publicidad

Sídney (Australia), 7 dic (EFE).- Un equipo de paleontólogos desenterró en el noreste de Australia los fósiles del cráneo y el esqueleto completo de un plesiosaurio, un antiguo reptil marino prehistórico que habitó el planeta hace unos 100 millones de años, informaron este miércoles fuentes institucionales.

La excavación paleontológica -que supuso la recuperación del primer conjunto de restos completos de un plesiosaurio en Australia- se produjo en una propiedad rural en la localidad de McKinlay, en el interior de la región nororiental de Queensland.

“Su cabeza estaba realmente unida a su cuerpo”, dijo el jefe del proyecto de excavación, Espen Knutsen, desde la zona de las excavaciones en un vídeo colgado hoy por el Museo Tropical de Queensland en YouTube.

“Esto es algo que es sumamente importante porque la mayor parte del tiempo cuando se realizan excavaciones de este tipo solamente tienen parte del cuerpo preservado y falta la cabeza o se halla la cabeza sin el cuerpo”, agregó el experto.

Los plesiosaurios se caracterizaban por tener una cabeza pequeña, un cuello extremadamente largo como el de una jirafa, cuatro aletas laterales parecidas a las tortugas y una cola corta.

Si bien los adultos de los plesiosaurios podían medir hasta 14 metros, el ejemplar desenterrado en Australia, al que solo le falta la punta del hocico, tenía una longitud aproximada de unos seis.

Los investigadores esperan desvelar con este descubrimiento más detalles sobre los hábitos y la alimentación de esta gigantesca criatura que habitó hace unos cien millones de años las antiguas aguas del Mar Eromanga, que abarcó grandes porciones de lo que ahora se conoce como la Australia Continental.

“Hace unos cien millones de años, todo esto (el lugar en donde se descubrieron los restos fósiles) estaba cubierto por unos 50 metros de agua”, dijo Knutsen.

El equipo dirigido por Knutsen también han desenterrado en Queensland fragmentos fósiles de un ictiosaurio -otro enorme reptil marino prehistórico- que contribuirán a desentrañar la diversidad y evolución de esos animales del periodo Cretácico australiano, gracias a la aplicación de metodologías analíticas modernas.

Publicidad