Publicidad

Tegucigalpa, 9 ene (EFE).- Un total de 94.339 hondureños detenidos cuando intentaban viajar ilegalmente a EE.UU., muchos de ellos menores de edad no acompañados, fueron deportados a su país en 2022, un 27,5 % más respecto al 2021, según cifras del Instituto Nacional de Migración (INM) consultadas este lunes por EFE.

Los datos oficiales dan cuenta de que el año pasado fueron deportados 20.372 hondureños más que las 73.967 personas retornadas en 2021.

Las autoridades estadounidenses deportaron el año pasado a 43.696 hondureños, 13.329 de ellos niños y adolescentes, algunos no acompañados, detalla el informe del INM.

Según autoridades de Tegucigalpa, en Estados Unidos viven alrededor de un millón de hondureños, entre residentes legales e indocumentados.

Las autoridades migratorias de México retornaron a Honduras a 47.294 migrantes hondureños indocumentados, de ellos 10.221 menores de edad.

Otros 3.104 hondureños fueron deportados desde países de Centroamérica, mientras que 245 fueron repatriados desde una treintena de países latinoamericanos y europeos, según el Instituto Nacional de Migración.

La crisis económica de Honduras, la necesidad de mano de obra para labores de cuidado de personas en España y los cambios en la ruta migratoria, ha llevado en las últimas dos décadas a más de 90.000 hondureños, en su mayoría mujeres, a emigrar hacia ese país europeo, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Los deportados por México representan el 50,1 % del total de casos, mientras que las deportaciones desde EE.UU. equivalen al 46,3 %.

Un total de 62.224 hondureños (65,9 %) retornaron a su país vía aérea, 932.051 (34 %) por tierra y 64 (0,1 %) lo hicieron por mar, señaló el INM.

Del total de deportados, 69.948 (74,1 %) eran adultos, es decir 53.675 (56,9 %) hombres y 16.273 (17,2 %) mujeres. Los menores de edad retornados en todo 2022 sumaron 24.391 y representan el 25,8 % del total.

Los menores que cada año intentan llegar a Estados Unidos, según organismos de derechos humanos, lo hacen con la idea de reencontrarse con familiares o por la violencia que sufre el país.

Desde octubre de 2018 han salido varias caravanas con miles de centroamericanos, la mayoría hondureños, con el propósito de llegar a Estados Unidos.

Los que viven en el exterior, principalmente en EE.UU. y España, envían remesas familiares, las que a noviembre de 2022 superaron los 7.900 millones de dólares, según cifras del Banco Central de Honduras.

Publicidad