Publicidad

Jerusalén, 7 dic (EFE).- Muchos hospitales y centros de atención primaria de Gaza están abarrotados, sin combustible ni casi material médico, pero intentan mantener sus servicios pese a estar al límite.

Uno de los que está en peores condiciones es el Hospital Naser de Rafah, que recientemente recibió unos 1.000 heridos que yacen en el suelo.

Los hospitales en el norte de Gaza -zona bajo casi completo control israelí- están “fuera de servicio”, tras lo que ahora se busca reactivar el Hospital Shifa, en Gaza ciudad, que evacuó semanas atrás tras la toma del centro por parte de Israel, informó este jueves el portavoz del Ministerio de Sanidad de Gaza, Ashraf al Qudra.

“Continuaremos intentando hacer funcionar cualquier hospital en la Franja de Gaza pese a las dificultades”, agregó Al Qudra.

Según dijo, otro centro al límite es el Hospital Naser de Jan Yunis, que en las últimas horas recibió a un millar de heridos que ahora se hallan en el suelo por no poder darles mejores condiciones.

“La tasa de ocupación de camas en todos los hospitales alcanzó más del 209 % y la tasa de ocupación de camas de cuidados intensivos llegó al 248 %”, aseguró Sanidad en un comunicado.

Según concretó, “a través de sus hospitales y centros médicos, Sanidad continúa brindando sus servicios a pesar de la pesada carga y presión como resultado de la brutal agresión israelí”.

“El número total de operaciones llegó a 5.127 en hospitales del sur y el número de pacientes que asisten a diálisis” en los centros sanitarios de esta misma zona “llegaron hoy a más de 326”, añadió.

Por otro lado, “el servicio de maternidad también continuó pese a la creciente presión debido al desplazamiento de residentes de las regiones del norte”, agregó Sanidad.

A su vez, remarcó también que “los centros de atención primaria gubernamentales siguen funcionando a pesar de los obstáculos, la falta de medicamentos, la escasez de agua y alimentos”, algo que va agravando la situación humanitaria límite de todo el enclave.

Desde el inicio de la ofensiva “la ocupación israelí atacó deliberadamente a instituciones de salud, lo que provocó que 20 hospitales y 46 centros de atención primaria quedaran fuera de servicio por los ataques y la falta de combustible”.

“Los hospitales han perdido su capacidad de tratamiento y los equipos médicos están tratando a los heridos con capacidades muy limitadas”, lamentó hoy Sanidad.

El Ministerio también aseguró que Israel recientemente “destruyó el Hospital Indonesio y asedió los hospitales Al Awda y Kama Adwan”, en el norte de Gaza.

El Ejército israelí asegura que Hamás esconde su infraestructura militar en túneles debajo y en el entorno de los centros sanitarios.

A su vez, la ONG Médicos sin Fronteras, con equipos sanitarios dentro de Gaza, denunció hoy que el miércoles, “por primera vez, el número de personas muertas que llegaron al hospital de Al Aqsa de Gaza superó al de los heridos”.

“115 muertos en 24 horas, el hospital está lleno, la morgue está llena”, lamentó.

Hasta ahora, más de 16.800 palestinos han muerto por los ataques israelíes en Gaza y se estima que hay al menos 7.000 personas bajo los escombros, por lo que la cifra de víctimas mortales podría ser aún más alta.

Publicidad