Publicidad

Buenos Aires, 30 mar (EFE).- La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) pidió este sábado evitar la indiferencia, apelar a la solidaridad y tener sensibilidad con la “herida” de los desempleados en un país en el que el Gobierno de Javier Milei está aplicando un cambio de régimen económico que implica un ajuste, entre otras variables, en el nivel de empleo.

“Hemos recibido últimamente en la Conferencia Episcopal grupos diversos de personas que quedan sin trabajo, gente que queda como al ‘costado del camino’”, contó el presidente del Episcopado argentino, monseñor Oscar Ojea, en un video publicado en las redes sociales de la entidad. “Es tremenda esta herida”, agregó.

“El día que nos gane la globalización de la indiferencia, el día que se nos endurezca tanto el corazón, que no tengamos sensibilidad para estos hermanos y hermanas que quedan sin trabajo, ese día no nos podemos llamar cristianos”, afirmó Ojea.

“Ese día vamos a decir nos ocupamos solamente de nosotros mismos y los demás, qué importa”, señaló.

En un video de 2:42 minutos, Ojea deseó Felices Pascuas, y recordó que la Pascua “da una nueva creatividad para poder crecer en el amor, para poder crecer en la caridad”.

“Los frutos de la Pascua son la paz y la alegría que nos trae Jesús resucitado, pero la paz, además de ser un don, es una tarea; la paz se construye, no es un producto industrial, es artesanal”, dijo.

“(La paz) Se construye con el trabajo de cada día, con la vida de cada día, la cercanía, la entrega. Y se construye con la solidaridad. Cuánta falta nos hace en este tiempo de emergencia, en este tiempo de crisis, en donde cuesta tanto la vida de cada día, ¡cuánta falta nos hace la solidaridad!”, afirmó.

El último dato oficial de desempleo fue de 5,7 % al cuarto trimestre de 2023, pero desde entonces el Gobierno de Milei está aplicando un ajuste fiscal y monetario que busca reducir el plantel del sector público y provoca una caída en el nivel de actividad que deriva en despidos en el sector privado, siendo los más visibles las cesantías en el sector de la construcción y el industrial.

Esos desempleados enfrentan, además, una inflación que en febrero pasado alcanzó el 276,2 % anual, con la consiguiente caída en el poder adquisitivo de los ingresos.

Publicidad