Roma, 14 oct (EFE).- La junta de accionistas del mayor banco de Italia por volumen de activos, Intesa Sanpaolo, aprobó hoy la distribución en efectivo de parte de las reservas extraordinarias por valor de unos 1.900 millones de euros, correspondiente a un importe unitario de 0,0996 euros por acción.

Esta distribución, además de los 694 millones de dividendos en efectivo pagados el pasado mayo, conlleva el pago de un importe total para 2020 correspondiente a una ratio de payout equivalente al 75 % de los 3.505 millones de euros de beneficio neto consolidado ajustado y se encuentra en línea con lo previsto en el Plan estratégico de 2018-2021.

La entidad, que compró el pasado año UBI Banca en una de las mayores operaciones bancarias del país en los últimos años, confía también en pagar una distribución adicional de 1.400 millones, en forma de dividendo a cuenta, el 24 de noviembre de 2021, se indica en un comunicado.

De los 4.000 millones de dividendos distribuidos en 2021, cerca de 1.500 millones han ido directamente a fundaciones bancarias.

Los bancos italianos empiezan a recuperar la distribución de los dividendos, tras el fin del veto impuesto por el Banco Central Europeo (BCE), que en marzo de 2020, con la pandemia de coronavirus, recomendó a las entidades financieras que se abstuvieran de repartir los beneficios entre sus accionistas para tener más provisiones ante posibles incertidumbres.

El consejero de Intesa Sanpaolo, Carlo Mesina, defendió que su capacidad de remunerar a los inversores es posible “gracias a la alta rentabilidad, que se combina con la notable solidez de los niveles de capital, que están muy por encima de los requisitos regulatorios”.