Teherán, 4 oct (EFE).- En un ambiente festivo, con globos, música y cabezudos, Irán conmemoró este jueves el 42 aniversario de la toma de la embajada de EE.UU. en Teherán en 1979, un día después de que acusase a Washington de tratar de robarle petróleo.

Teherán. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

En la capital iraní, miles de personas se acercaron a la zona de la antigua embajada estadounidense, rebautizada como el “Nido de Espías”, para “dar un puñetazo a Estados Unidos”, un lema que se unió a los ya clásicos “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte a Israel”.

Teherán. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

Pero los insultos y las amenazas, se mezclaban con un ambiente festivo, casi de feria.

Así, cabezudos jugaban con niños y hombres disfrazados del expresidente Donald Trump hacían tonterías. Grupos de niños se hacían fotos con réplicas de fusiles de asalto y lanzagranadas con la imagen de fondo del comandante Qasem Soleimaní, asesinado por EE.UU. en 2019.

Jóvenes vestidas de negro de arriba a abajo ondeaban banderitas con los lemas “Abajo EE.UU” y no faltaban los “selfies” para subir a las redes sociales.

Todo ello para recordar el asalto a la embajada de EEUU perpetrado el 4 de noviembre de 1979 por estudiantes islámicos, un acto que cimentó las malas relaciones entre los dos países.

Los estudiantes secuestraron a 52 funcionarios estadounidenses durante 444 días para exigir la extradición del shá Mohamad Reza Pahleví, derrocado por la revolución que encabezó el ayatolá Jomeini y dio lugar a la República Islámica.

Esta fecha es recordada cada año con marchas multitudinarias en todo el país, aunque el año pasado se canceló por la pandemia del coronavirus.

ODIO

Este año se retomó la tradición de la jornada también llamada Día Nacional contra la Arrogancia Global.

“Vengo cada año. Consideramos a EE.UU. como un enemigo, un criminal. Por eso considero una responsabilidad venir aquí cada año para expresar mi odio”, dijo a Efe Ahmad Vafaí, un vecino de Teherán de mediana edad.

Nasibe, una mujer de 38 años, también se acerco a la protesta para expresar su rechazó al país norteamericano.

“He venido para expresar mi odio a los países que son opresivos con nosotros y quieren impedirnos nuestros derechos, sea nuclear, económico o cualquier otro derecho”, dijo.

El principal orador de la conmemoración fue el jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, Hosein Salamí.

“Les decimos a todos que reconozcan el poder de esta nación y su grandeza”, dijo Salamí.

ROBO DE PETRÓLEO

La celebración llega un día después de que Irán acusase a Estados Unidos del secuestro de un petrolero y del intento de “robo” de su cargamento de crudo en el mar de Omán, una acción que impidió la fuerza que comanda Salamí.

El cuerpo de élite iraní impidió el “robo” con el abordaje el 24 de octubre del carguero con el que EE.UU. trató de robarle el petróleo y lo llevó a un puerto del país.

El Gobierno de EE.UU. tachó de “falaz” la acusación iraní, pero subrayó que el 24 de octubre la Armada de EE.UU. monitoreó a fuerzas iraníes abordando ilegalmente y capturando un mercante en las aguas internacionales del golfo de Omán, sin que se inmiscuyeran en el incidente.

Las acusaciones iraníes llegaron horas antes de que Irán y la Unión Europea anunciasen la reanudación de las negociaciones en Viena para salvar el pacto nuclear de 2015 el próximo 29 de noviembre, tras cinco meses de discusiones paralizadas por las elecciones presidenciales iraníes.

El encuentro será la séptima ronda de conversaciones entre Irán y las seis grandes potencias (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, y Estados Unidos de formar indirecta) para salvar el pacto, en punto muerto desde que Washington lo abandonó unilateralmente en 2018.

Publicidad