Teherán, 13 ene (EFE).- El Gobierno de Irán culpó a las sanciones de Estados Unidos por sus impagos en la ONU, que han provocado que pierda su derecho de voto en la Asamblea General por segundo año consecutivo.

“Los pagos de nuestro país han sufrido problemas por segundo año consecutivo desafortunadamente debido a las sanciones crueles e ilegales de Estados Unidos”, afirmó a última hora de anoche el portavoz del Ministerio de Exteriores en un comunicado, Said Jatibzade.

El problema está vinculado con las dificultades para llevar a cabo operaciones financieras que sufre Teherán como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos.

El diplomático indicó que Irán, como miembro fundador y activo de Naciones Unidas, está comprometido con los pagos de membresía a la ONU.

“Se está considerando un canal seguro para hacer los pagos de manera más rápida”, aseguró el portavoz.

Jatibzade además pidió al secretario general de la ONU, António Guterres, que considere la “situación de países que sufren sanciones ilegales” y que ofrezca ayuda para solucionar el problema.

Las normas de la ONU establecen la pérdida del derecho de voto en la Asamblea General para los Estados miembros que tienen pendientes pagos al presupuesto de la organización por una cantidad igual o superior a las contribuciones que les correspondían durante los dos años anteriores.

El año pasado Irán ya perdió su derecho a voto en la Asamblea General, que recuperó tras abonar el mínimo requerido en junio.

Irán negocia con Alemania, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Estados Unidos de forma indirecta el levantamiento de las sanciones a cambio de la limitación de su programa nuclear en Viena.

Esas negociaciones tratan de recuperar el acuerdo nuclear de 2015, que el expresidente estadounidense, Donald Trump (2017-2021), abandonó en 2018 para imponer nuevas sanciones a Teherán.

Como respuesta, la República Islámica fue incumpliendo el acuerdo a partir de 2019, hasta tal punto que ahora está -según analistas y servicios de inteligencia- a pocas semanas o meses de poder hacerse con suficiente uranio enriquecido de alta pureza para fabricar una bomba atómica.

El objetivo de las negociaciones en curso es que EE. UU. regrese al pacto y que Irán vuelva a cumplirlo plenamente.

Publicidad