Jerusalén, 14 oct (EFE).- El viceministro israelí de Exteriores, Idan Roll, se reunió ayer en Abu Dabi con el ministro de Justicia sudanés, Nasradin Abdulbari, para abordar la “cooperación mutua” entre los dos países en el marco de los Acuerdos de Abraham, a los que Sudán se adhirió hace casi un año.

“Ambos coincidieron en que existe un interés mutuo en cooperar en materias de estudio y formación tecnológica, con el fin de ayudar a los jóvenes de todos los países adheridos a los Acuerdos de Abraham a enfrentar los cambios en el mercado laboral y capacitarlos para nuevas profesiones en las que puedan involucrarse de forma remota”, señaló un comunicado del Ministerio de Exteriores de Israel.

Roll insistió en la importancia de “firmar pronto un acuerdo de paz” entre los dos países, un trámite todavía pendiente desde que se anunció la normalización de relaciones con Sudán, pero que sí se ha producido ya con Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin y Marruecos, las otras naciones árabes integradas en el marco de los Acuerdos de Abraham.

“La cooperación cultural y educativa con Israel es importante para nosotros, incluso más que los lazos económicos. Debemos conocernos y fortalecer los contactos entre nuestros pueblos”, señaló por su parte el ministro sudanés en un encuentro que mantuvo también ayer en Abu Dabi con el ministro israelí de Cooperación Regional, Esawi Frej.

Israel y Sudán anunciaron su intención de normalizar relaciones el 23 de octubre del año pasado, poco después de que la rúbrica en Washington de los Acuerdos de Abraham con EAU y Baréin, pero hasta ahora no se habían producido avances significativos, mientras que con el resto de países firmantes se han llegado hasta a abrir embajadas, u oficina de enlace en el caso de Marruecos.

El ministro israelí de Exteriores, Yair Lapid, se encuentra esta semana en Washington, donde ayer se reunió con sus homólogos de EEUU y EAU, Antony Blinken y Abdulá Bin Zayed Al Nahyan, precisamente para abordar la expansión de los Acuerdos de Abraham, a los que Israel espera que más países árabes se sumen pronto.

Los acuerdos cambiaron un paradigma que había dominado hasta ahora las relaciones en Oriente Medio, según el cual los países árabes no establecerían relaciones con Israel hasta que no se resolviera la cuestión palestina.

Según adelantó recientemente un oficial de Exteriores, Omán podría ser el siguiente país en unirse a la lista, aunque Israel asegura que mantiene algún tipo de contacto con todos los países árabes, excepto con el Líbano, Siria y Yemen.

Aunque los Acuerdos de Abraham fueron auspiciados por la administración de Donald Trump y firmados por el ex primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tanto la nueva administración demócrata de Joe Biden, como el nuevo gobierno en Israel han abrazado los pactos y trabajan para apuntalarlos y ampliarlos.