Sheboygan (Wisconsin, EE.UU.), 23 sept (EFE).- El golfista vizcaíno Jon Rahm llega a su segunda Copa Ryder, la competición bienal entre Estados Unidos y Europa que se disputa esta semana en el recorrido de Whistling Straits, a orillas del Lago Michigan, desde el número uno del ránking mundial.
“La primera diferencia es que no soy novato. Es mi segunda Ryder y sé lo que va a ser más o menos la dinámica de la semana, qué compromisos tenemos y qué compromisos no tenemos. Digamos que he aprendido a manejar mi tiempo y organizarme mejor”, dijo a Efe Rahm acerca de los preparativos para la competición que dará comienzo el viernes.
“En primera Ryder no sabía cuántos compromisos íbamos a tener. Y luego, en París fue mi primer año y estaba número tres del mundo. En esta, que es mi segunda y llega relativamente pronto, estoy número uno del mundo y he ganado un grande”, comentó a Efe el primer español ganador del Abierto de Estados Unidos, que conquistó en junio de este año en Torrey Pines.
Jon Rahm tenía garantizada desde hace meses su plaza para esta edición de la Copa Ryder, retrasada de 2020 a 2021, como consecuencia de la pandemia del coronavirus. “Como persona hay mucha diferencia, he aprendido mucho y he crecido mucho. Me veo un poco más preparado, un poco menos intimidado y con muchísimas ganas a la vez. Es una semana muy bonita y única”, dijo a Efe el golfista de Barrika.
Rahm ha compartido buena parte de las jornadas de práctica con su compatriota Sergio García, uno de los más veteranos del equipo europeo, con diez participaciones en la Copa Ryder. Todo parece indicar que Jon y Sergio formarán pareja en alguno de los partidos de dobles del viernes y el sábado.
“El punto más fuerte es la garra y la conexión española. Somos dos jugadores que nunca nos damos por vencidos y vamos a luchar cada golpe. Tenemos cierta imaginación en el campo, que en match play es difícil de batir, especialmente en un día bueno”, comentó a Efe Rahm, que podría emular junto con García los éxitos en la Ryder de dúo español compuesto por el difunto Severiano Ballesteros y José María Olázabal.
“Un punto fuerte de Sergio es que de tee a green es un robot y no falla una. Así que yo encantado. Somos dos jugadores muy buenos en ese aspecto, que en un campo como este y en estas condiciones podemos ser muy difíciles de batir”, agregó Jon Rahm, vislumbrando la posibilidad de que formen pareja en los partidos de golpes alternos (Foursomes) de las sesiones de mañana del viernes y el sábado.
“Yo creo que nuestro punto más fuerte es esa garra y esa determinación que nos hace un poco únicos. Como diríamos en España, un poco de mala hostia”, afirmó el número uno del mundo, que espera culminar un gran año repitiendo la victoria del equipo europeo en París en 2018.
“Sería un fantástico final de año. Con esa victoria en Francia se creó un vínculo inolvidable y sería buenísimo poder lograr lo mismo en mi primer intento en suelo estadounidense”, dijo Jon Rahm.

EFE/EPA/TANNEN MAURY
EFE/EPA/TANNEN MAURY