Publicidad

Ciudad de Panamá, 6 Mayo.- José Raúl Mulino, el candidato del partido Realizando Metas (RM) y aliado del expresidente Ricardo Martinelli, ha sido elegido como nuevo presidente de Panamá en las elecciones generales celebradas este domingo. Mulino se impuso con una amplia ventaja sobre sus adversarios, capitalizando la división del voto opositor y la promesa de mejorar la economía del país.

Con más del 87% de los votos escrutados, Mulino obtuvo un 34,4% de los votos, seguido por Ricardo Lombana, del Movimiento Otro Camino (Moca), con un 25%; el expresidente Martín Torrijos, del Partido Popular (PP), con un 16%; y Rómulo Roux, de Cambio Democrático (CD), con un 11,2%. Los principales candidatos de la oposición reconocieron la derrota de Mulino.

Victoria del continuismo:

La victoria de Mulino representa un triunfo para el continuismo del proyecto político de Ricardo Martinelli, quien se encuentra inhabilitado para ejercer cargos públicos debido a acusaciones de corrupción. Mulino, quien fue ministro de Seguridad Pública durante el gobierno de Martinelli, ha prometido “devolver el dinero a los bolsillos de los panameños” y reactivar la economía.

División del voto opositor:

La oposición, fragmentada entre varios candidatos, no logró capitalizar el descontento popular con la gestión del actual gobierno y las acusaciones de corrupción contra Martinelli y sus aliados. La división del voto opositor facilitó la victoria de Mulino.

Desafíos para el nuevo gobierno:

El nuevo gobierno de Mulino enfrentará importantes desafíos, como la reactivación económica, la lucha contra la corrupción, la mejora de los servicios públicos y la reducción de la desigualdad.

Las elecciones generales en Panamá han marcado un nuevo capítulo en la historia política del país. La victoria de José Raúl Mulino representa un giro hacia el continuismo del proyecto político de Ricardo Martinelli y plantea interrogantes sobre el futuro de la lucha contra la corrupción y la transparencia en el país.

Publicidad