Publicidad

La Paz, 15 mar (EFE).- Un grupo de jóvenes de Bolivia recibieron capital semilla para poner en marcha 18 emprendimientos productivos y de protección del patrimonio cultural, que son promovidos por un programa de las Naciones Unidas.

Fotografía cedida por las Naciones Unidas Bolivia que muestra a jóvenes mientras participan en el programa "Nuestra voz en acción-Juventud chiquitana por la seguridad humana", el 12 de marzo de 2024, en Santa Cruz (Bolivia). EFE/ Cortesía Naciones Unidas Bolivia

Los jóvenes participaron en el programa ‘Nuestra voz en acción-Juventud chiquitana por la seguridad humana’ que es impulsado por el programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) financiado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Seguridad Humana.

Mujeres de la Chiquitania participan en el programa "Nuestra voz en acción-Juventud chiquitana por la seguridad humana", el 12 de marzo de 2024, en Santa Cruz (Bolivia). EFE/ Cortesía Naciones Unidas Bolivia

En el programa participaron 150 jóvenes de la Chiquitania boliviana, recibieron capacitaciones, asistencia técnica y mentorías para generar oportunidades económicas sostenibles con el enfoque de seguridad humana que considera dimensiones económicas, políticas, salud, ambientales y comunitarias, de acuerdo a un comunicado de la ONU.

Luego de un año de participar en el programa, se eligieron 18 emprendimientos de 50 planes de negocio y estos accedieron a un capital semilla para incentivar a los negocios que se destacaron por la innovación, rentabilidad y creatividad.

Los emprendimientos se realizarán en los municipios de San José de Chiquitos, Concepción, Santa Ana, San Rafael y San Antonio de Lomerío, en la Chiquitania boliviana, en la región oriental de Santa Cruz.

Junto al Concejo Municipal de San José se realizó una “agenda de compromisos por la igualdad de género” para fortalecer los emprendimientos productivos, también se diseñó un laboratorio de innovación para la promoción de cultivos orgánicos, gastronómicos y que revaloricen los saberes de la medicina tradicional para el desarrollo sostenible de las comunidades locales.

Para la ONU los jóvenes son “agentes de cambio” claves para lograr un futuro más inclusivo con soluciones ancladas en las comunidades, a través, por ejemplo, de estos emprendimientos para promover un desarrollo sostenible.

Publicidad