Miami, 11 ene (EFE).- La jueza Elizabeth Scherer, encargada del caso contra el joven Nikolas Cruz, el autor confeso de la matanza en 2018 en una escuela secundaria de Parkland (Florida, EE.UU.) que se cobró 17 vidas, desestimó este martes aplazar la fecha para el inicio de la fase de sentencia contra el acusado.

Durante una audiencia, en la que Cruz compareció de manera virtual, la magistrada mantuvo para el 21 de febrero el inicio del proceso de selección de los doce miembros del jurado que deberán determinar si el joven es condenado a cadena perpetua o pena capital, para lo que se requiere un veredicto unánime.

La magistrada se pronunció así luego de que el fiscal Michael Satz aludiera a la falta de respuesta de parte de expertos a los que se ha solicitado su testimonio a causa de la pandemia de la covid-19, tal como recoge el canal local WPLG.

Scherer programó hoy otras dos audiencias de control para los próximos 24 de enero y 2 de febrero, previas al inicio de la fase de sentencia en el juicio contra Cruz, quien en octubre del año pasado se declaró culpable de la matanza que perpetró el 14 de febrero, Día de San Valentín, de 2018 en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland.

Cruz se declaró en ese entonces culpable de 17 cargos de asesinato por la muerte de 14 estudiantes y tres adultos, así como de otros 17 cargos por intento de asesinato, con lo que el proceso judicial quedó allanado para la fase de sentencia.

En noviembre del año pasado, la jueza Scherer, con tribunal en Fort Lauderdale, al norte de Miami, rechazó una moción de la defensa que pedía declarar “inconstitucional” la pena de muerte para el autor de la matanza y exestudiante de esta escuela de secundaria.

En diciembre, la magistrada además autorizó a que los padres y familiares de las víctimas puedan declarar ante los miembros del jurado, algo a lo que se oponía la defensa en vista de que podría derivar en “manifestaciones demasiado emocionales” que, alegaron, atentarían contra el derecho de Cruz a un juicio justo.

Scherer aceptó la propuesta de que las declaraciones se escriban con anticipación y se entreguen a la defensa, antes de que sean leídas a los miembros de jurado.

Publicidad