Publicidad

Valladolid, 10 feb (EFE).- El figurinista argentino Julio Suárez ha sido galardonado con el Goya a mejor diseño de vestuario por su trabajo en ‘La sociedad de la nieve’, en la 38 edición de los galardones que se celebra este sábado en Valladolid.

Julio Suárez recibe el premio a Mejor Diseño de Vestuario por la película 'La sociedad de la nieve', durante la ceremonia de entrega de la 38 edición de los Premios Goya celebrada este sábado en Valladolid. EFE/Chema Moya

Este el primer galardón que esta noche logra la película de José Antonio Bayona ‘La sociedad de la nieve’, nominada en 13 categorías, y que narra la tragedia vivida en 1972 por un equipo de jóvenes universitarios uruguayos que viajaba a Chile a jugar un partido de rugby, y cuyo avión se estrelló en Los Andes.

Julio Suárez posa con el premio a Mejor Diseño de Vestuario por la película 'La sociedad de la nieve', durante la ceremonia de entrega de la 38 edición de los Premios Goya celebrada este sábado en Valladolid. EFE/Mariscal

Suárez (Argentina, 1959) realizó este trabajo entre Buenos Aires y Barcelona; ha utilizado más de 4.000 prendas e incluso ha tejido a mano algunos de los jerséis.

Debido a las condiciones ambientales y al hecho de utilizar dobles para los actores, “parte del vestuario estaba duplicado hasta siete veces”, e incluso tuvo que agrandar la ropa para que los intérpretes, con el paso del tiempo, “parecieran más flacos”, ha contado a EFE.

“Nunca se las sacaron, iban añadiendo capas para protegerse del frío; acumulaban la suciedad de la transpiración y las roturas y desgarros que provoca la montaña en condiciones extremas”, detalla.

Decoloró las prendas al sol y quemaba y rompía puños y cuellos para convertir a los protagonistas en seres de caverna. “Quería que parecieran primitivos”.

“Un trabajo apasionante, en el que hay que poner la vida para que salga bien”, ha dicho.

El calzado fue uno de los complementos que más quebraderos de cabeza le ocasionó. “El frío deterioraba el cuero. Vestían mocasines y zapatos de cordones, la suela resbalaba y a los tres días estaban destrozados, la nieve los despegaba”. Un extra para el presupuesto, había que comprar más sobre la marcha. EFE

Publicidad