Publicidad

Doha, 24 nov (EFE).- Los ingleses Harry Kane y Harry Maguire se entrenaron este jueves con normalidad, de cara al segundo duelo de la fase de grupos contra Estados Unidos.

Kane se recuperó del susto que sufrió en el partido contra Irán, en el que sufrió una fea entrada, y por el que tuvo que someterse a un escáner este miércoles. El delantero ha pasado las pruebas de forma satisfactoria y no tendrá problemas para estar en el partido contra Estados Unidos.

Maguire también se ha recuperado de los problemas de visión que tuvo ante Irán y se entrenó junto a sus 24 compañeros este jueves en las instalaciones de Al Wakra.

El único ausente de la sesión fue el centrocampista James Maddison, que sigue con problemas en la rodilla y que aún no ha podido ejercitarse con el resto de compañeros desde que la selección inglesa aterrizó en Catar.

Mientras que el jugador del Leicester se quedará fuera de la lista contra Estados Unidos, el que volverá será Kyle Walker, que lleva un par de meses apartado en el Manchester City por una lesión en la ingle y que tampoco participó en el 6-2 ante Irán por estar falto de ritmo.

Publicidad