Publicidad

Lima, 8 dic (EFE).- El expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) definió este jueves como “hiperprogresista” la petición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) de no liberar al también ex jefe de Estado Alberto Fujimori, a quien él mismo indultó en 2017 y quien fue finalmente excarcelado este miércoles.

“Eso no debe ser así, las instancias internacionales deben ser objetivas y no pueden representar un punto de vista hiperprogresista y que no está bien”, afirmó al canal N desde su domicilio, al añadir que su defensa le ha transmitido que la CorteIDH es “una cueva de rojos”.

El exmandatario, que cumple una medida judicial de comparecencia con restricciones ante las autoridades por estar investigado por la presunta comisión del delito de lavado de activos, dio un indulto humanitario en 2017 a Fujimori por motivos de salud que el Tribunal Constitucional restituyó definitivamente este martes.

“Está zanjado el tema. Me da pena que yo di este indulto con las plenas facultades que me da la Constitución cuando yo era presidente”, dijo Kuczynski con un ejemplar de la Carta Magna del que leyó el artículo que permite al jefe de Estado dar indultos.

“Aquí, en el Perú, como hay un conflicto permanente entre un grupo y otro grupo. El grupo que está en conflicto busca leguleyadas (trampa que se realiza mediante una artimaña jurídica) para deshacer las cosas”, señaló sobre el tiempo que ha tenido que esperar Fujimori hasta ser finalmente excarcelado.

Se mostró de acuerdo con que el Gobierno haya acatado la orden del Tribunal Constitucional y no la solicitud de la CorteIDH, porque, en su opinión, un país soberano debe ejercer su independencia.

En este sentido, el expresidente señaló que el indulto a Fujimori “va a costar en la opinión pública, en especial, en Europa”.

“En Estados Unidos se podrá entender esa actitud. En Europa, no. La Unión Europa, cuando yo di el indulto a Fujimori y hablé con algunos embajadores, no les gustaba la idea”, agregó.

Fujimori (1990-2000) fue puesto en libertad este miércoles en cumplimiento de una orden del Tribunal Constitucional, a pesar de que la CorteIDH pidió a las autoridades del país andino que se abstuvieran de hacerlo.

El exgobernante abandonó el penal de ´Barbadillo´ con unas gafas nasales que proveen de oxígeno, un día después de que se conociera que el TC dispuso “la inmediata libertad del favorecido” al restituir los efectos del indulto que le otorgó justamente Kuczynski.

El Tribunal Constitucional había ordenado este martes la libertad inmediata de Fujimori y la resolución, que fue firmada por tres de sus actuales seis miembros, con el voto dirimente del presidente del organismo, Francisco Morales, declaró “fundado el recurso de reposición en el extremo de la ejecución directa e inmediata de la sentencia del 12 de marzo pasado, recaída en el presente proceso”.

Sin embargo, la CorteIDH publicó este miércoles una resolución en la que requiere al Estado peruano que se abstenga de liberar al exgobernante, con el fin de garantizar la justicia para las víctimas de violaciones a los derechos humanos.

Publicidad